El Tribunal Constitucional mantiene la prohibición de que sea investido el holograma de Puigdemont

Ousted Catalan leader Carles Puigdemont appears on a screen during an event of his political platform "Junts per Catalunya" to mark the official start of the electoral campaign for the Catalan regional election in Barcelona, Spain, December 4, 2017. REUTERS/Javier Barbancho

El Tribunal Constitucional ha dicho hace escasos minutos a las alegaciones que había hecho el prófugo Puigdemont y sus Mariachis contra las medidas cautelares que suspendían cualquier forma de investidura que no fuese realizada de manera personal en el pleno del Parlamento.

El pleno se había convocado para hoy a las 13,00 h. y el Presidente del Parlamento Catalán jugando con los tiempos y las resoluciones pendientes, decidió suspender la investidura a fin de esperar a conocer las resoluciones acordadas por el T.C.

Recordemos que estas estrategias de suspensiones y aplazamientos no son nuevas y responden a un deseo de los nacionalistas de quedar a la espera de la actuación de «los otros» para así dar respuesta e intentar torear con la picardía que les caracteriza, los mandatos judiciales o del gobierno Central.

El pleno ha durante una hora y cuarto y la decisión se ha tomado por unanimidad.

De este modo Torrent suspende el pleno si no viene Puigdemont, y suspende la investidura que estaba convocada.

El TC dice con toda la razón del mundo que «no se puede pedir la suspensión cautelar de una decisión del TC» porque la «reclamación» de Puigdemont y los diputados de JuntsxCat «es infundada porque el TC ha actuado siguiendo el ejercicio de sus competencias» ante la alegación que ponía en duda que el alto tribunal pudiera dictar las medidas cautelares.

Vamos, que un nuevo varapalo por unanimidad a los trapaceros movimientos de la presidencia del Parlamento Catalán y sus adláteres.