El Tribunal Constitucional ha declarado que ha habido una invasión de competencias del Estado, por lo que anula la cobertura sanitaria a los sin-papeles

En este disparar constante con pólvora ajena de algunas instituciones a cambio de conseguir algunos votos, al menos en esta ocasión, el Tribunal Constitucional, ha puesto freno, la causa… la invasión de competencias de las Comunidades Autónomas, en una materia que debe ser legislada por el Estado; aún así ha habido un apretado resultado, puesto que 5 de los doce magistrados han emitido votos particulares.

Como siempre la actitud cobarde nos arrastra a la ruina, a una sima insondable, porque al parecer los que nos administran no quieren darse cuenta de que los recursos del Estado, no son infinitos. Obviamente por humanidad y por caridad, no es moralmente lícito dejar a una persona herida, con riesgo para su vida, sin atenderla médicamente en la puerta de un hospital, mientras nos preguntamos si está al día de los papeles y cotizaciones que le cubran la asistencia sanitaria (algo que sí hacen en otros países de probada trayectoria democrática). Pero una cosa es la asistencia puntual porque no somos bestias, y otra que haya barra libre en la asistencia médica, y que España se convierta en un destino de Turismo Hospitalario, para con la cotizaciones que hemos aportado a lo largo de décadas, veamos el fondo de pensiones, o el de la Seguridad Social descapitalizado por razón de que con un buenismo inaudito nos dediquemos a darle a personas sin papeles, lo que no les damos a los Españoles. Porque si a mí, españolito de a pie, me atienden en un Hospital de Madrid, de la Seg. Social, rápidamente te preguntan que qué seguro te cubre, y si tienes cubierta esa eventualidad, y como no contestes en un plazo corto, te paralizan la devolución de la renta, para cobrarse la Seg. Social. (y hablo por experiencia), o te embargan a través de la Recaudación Tributaria.

Creo que sería obligatoria la pertenencia de cualquier persona a un régimen de seguros privados que cubra esa eventualidad de los no nacionales. Porque los españoles sí deben tener la cobertura universal que nuestras leyes nos permitan sin perjuicio que haya que frenar esas sangrías que se producen en todo el país, con las que no hay una economía que pueda sacar cabeza.