El terrorista Daniel Ortega pone en la Diana a la Iglesia nicaragüense

El presidente de Nicaragua, el narco-sandinista Daniel Ortega, ha cargado contra los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, a quienes ha tildado de “golpistas”, ha desafiado a la Organización de Estados Americanos y ha llamado a sus seguidores a no “bajar la guardia” y a la “autodefensa” en medio de la grave crisis que vive el país desde el 18 de abril.

Ortega, quien ha encabezado un acto en conmemoración de los 39 años de la revolución que derrocó la dictadura de los Somoza en Nicaragua, ha denunciado que es víctima de una “conspiración armada y financiada por fuerzas internas y externas” -que no mencionó- que intentan derrocarlo del poder, en el que se mantiene desde enero de 2007.

Esas “fuerzas”, sostuvo, cuentan con la “complicidad” de los obispos nicaragüenses, que actúan como mediadores y testigos de un diálogo nacional.

Según Ortega, los obispos dejaron en evidencia sus intenciones “golpistas” cuando le presentaron una propuesta para superar la crisis, que incluía adelantar las elecciones generales para marzo de 2019, y reestructurar el Estado.