El retorno de Puigdemont y Arrimadas, emperadora del reino de Tabarnia

Puigdemont no iba a salir en las pasadas elecciones, ya que todas las encuestas le relegaban a un discreto tercer puesto, a mucha distancia del segundo, en aquel momento había un empate técnico entre Cs y ERC, pero de repente Puigdemont, entre holograma y holograma sacó un conejo de la chistera: Si me votáis y salgo elegido mayoritariamente, retornaré como presidente de Cataluña.

La jugada es fantástica, pero le ha salido mal, ya que si bien ha servido para devolver a  ERC, a una posición fuera de los puestos de cabeza, no ha sido bastante como para ser la opción más votada. Y ahora Puchy… que hacemos, te vemos dando la cara, o vas a nombrar un gobierno en el exilio, hay quien dice que quizás se pueda mandar una representación del Parlamento Catalán y que el Ex, pasé a ser Exex… desde Bélgica, jurando el cargo allí y evitando venir a España a fin de no ser detenido. O nombrando un sustituto, vamos lo que podría ser un presidente…. por poderes.

Pero dudamos bastante que ERC, teniendo una posición de salida muy beneficiosa, renuncie a ella, al fin y al cabo tiene a Junqueras en Prisión, mientras que Puigdemont goza de un retiro dorado que reviste de exilio. Complicada está la cosa, y más ahora que todo el mundo se apunta a ser súbdito , ciudadano, paisano o natural de la región de Tabarnia, que como su nombre indica es una contracción de Tarragona y Barcelona, una nueva región que quiere desgajarse del provincianismo independentista de los  independentistas de Lérida y Gerona, donde además el voto a Inés Arrimadas es muy mayoritario.

Todo el mundo habla de la nueva y renacida Tabarnia, no hay conversación donde alguien no se defina como tabarnita, donde alguien no haya hecho pública manifestación de su deseo de separarse de tanto paleto. El primer intento fue el Valle de Arán, ahora este, será posible que lo mismo el Procés acabe pidiendo formalmente la independencia para la masía de la Casa Tarradellas,