El Real Madrid no le mete un gol al arcoiris. Benzemá sigue de titular y Ronaldo está mal

Partido raro del Real Madrid ante el Bilbao. Sigue el problema de pegada.  Un problema que ya empieza a ser alarmante y para el que hay que buscar solución este invierno en el mercado de fichajes. Benzemá ya no puede seguir siendo titular bajo ningún concepto y  hay que intentar dar confianza, en su lugar, o a Mayoral o a Asensio, mejor a éste,  en cuanto se recupere.  La absoluta inutilidad de Benzema la ha tapado, durante años, Cristiano. Si Ronaldo no carbura, las vergüenzas de Benzemá salen a relucir en toda su brillantez.

Tampoco se entienden los cambios de Zidane. ¿Kovacic? Todavía en su mejor versión puede que sonara la flauta y Kovacic pudiera generar una jugada de gol o un gol   pero recién salido de una lesión suena más sensato poner a jugar a Lucas Vázquez. Por otro lado, el consabido cambio de sacar a Isco del campo parece que no funciona. A lo mejor, a la hora de ir por el partido, hay que dejar a Isco dentro y sumarle a alguien que combine bien, que tenga pase y rapidez. Cristiano no ha tenido pase jamás y ahora tampoco tienen rapidez,  aunque hay que dejarle en el campo con la esperanza de que le vuelva el gol,  pero el primer cambio debe ser siempre Benzema, si es que Zidane sigue empeñado en ponerle en el once. Benzema  no ha tenido rapidez en su vida y el pase sólo lo  la tenido según la prensa pero no en el campo. A la hora de ir por el partido, hay que sacar a Benzema y dejar a Isco.

Y, por último, conviene hablar de Ramos. Su tarjeta roja ha terminado con la esperanza del Madrid de sacar el partido adelante. No se puede jugar al fútbol,  como Dios manda,  con la máscara de las narices, nunca mejor dicho, y mucho menos de central.