El PSOE reivindica el asesinato de 85.000 españoles inocentes, 84.000 más que ETA

El PSOE,  con su vergonzosa proposición de ley para reformar la actual vergonzosa ley de memoria histórica, entre otras lindezas,  reivindica y se enorgullece de los asesinatos cometidos por el PSOE,  y toda la izquierda,  antes y durante la Guerra Civil. Al PSOE le parece correcto que  85.000 españoles inocentes, probablemente más, fueran asesinados por la izquierda. Tan le parece correcto el asesinato de esos 85.000 españoles  que el PSOE, a esos 85.000 españoles inocentes, no los considera ni víctimas.

La catadura moral con la que hoy se está retratando el PSOE, legitima aún más,  si cabe, el Alzamiento. Si esto de hoy es el PSOE, más o menos democrático, que no sería el PSOE prosoviético de 1.936.

Y es que, según la proposición de ley comunista hecha por los socialistas,  “a los efectos de la presente Ley, se consideran víctimas todos aquellos y aquellas, con independencia de su nacionalidad que, por su lucha por los derechos y libertades fundamentales del pueblo español, hayan sufrido los mencionados daños como consecuencia de las acciones u omisiones que violan las normas internacionalmente reconocidas relativas a los derechos humanos durante el periodo que abarca la Guerra Civil Española y la dictadura franquista…”.

¿Está claro lo que quiere decir el PSOE? Básicamente que víctimas sólo son los ejecutados por el bando nacional. Tangencialmente, con dos cojones, el PSOE, prosoviético en 1.936, dice que ellos luchaban por los derechos y las libertades fundamentales del pueblo español y, por supuesto, que el bando nacional violó unos derechos humanos que, por cierto, en primer lugar, no violó por norma sino quizá excepcionalmente y además, en 1.939 aún no aparecían recogidos como tales en texto legal alguno. Y, por último, lo que dice el PSOE es que aquellos que mató el PSOE no son ni víctimas. Por lo tanto, el PSOE considera que están bien asesinados.