El partido del Madrid, sin comentarios. Pedrerol pone en marcha la campaña contra Isco y a favor de Bale

El partido del Madrid no merece especial comentario. Entre que la bola no entra y que los delanteros del Madrid están fallones todo cuesta aunque se creen tropecientas oportunidades que , por cierto Isco, muchas veces, crea para que las fallen los demás.

Lo llamativo  es el esfuerzo, a modo de buitre,  de Pedrerol por cargarse a  Isco y  meter  a Bale  con calzador. Todo ello con la lamentable complicidad de Juanma Rodríguez del que, finalmente, hay que decir que no tiene ni idea de fútbol y, encima, los dos, vendiéndonos las bondades de Benzemá.   Ya quiso Pedrerol meter a James en lugar  de  Isco toda la temporada pasada. Los hechos fueron tozudos y le dieron la titularidad a Isco.

En General. Bale no es jugador para el Madrid salvo que ahora el Madrid vaya a jugar el 90% de sus partidos contra equipos que le van a dominar. ¿Motivo? Bale sin sitio para correr es un cero a la izquierda. Un cero. Ni ataca. Ni defiende.

En particular, Bale ha demostrado ser un paquete que vive todavía de una final de copa en la que ganó en carrera a Bartra, entonces, un pipiolo y, ese día, cojo. El resto del tiempo,  de los 19 intervalos de Bale en el Madrid,  ha tenido bueno uno: el comienzo de la liga de la pasada temporada.  Es patoso con el balón en los píes. Su único regate es la velocidad y no sabe dar un pase en condiciones a 3 metros salvo cada 20 partidos, uno bueno.

Desde que Bale está en el Madrid, prácticamente todo lo que ha ganado el Madrid lo ha ganado, por las lesiones de Bale y sin  Bale. El Madrid ha tenido periodos de fútbol para echarse a llorar con Bale. Y, muy probablemente, con Bale se habrían dejado de ganar muchas cosas.

Isco tiene días excelentes, muy buenos, buenos y regulares pero jamás es un cero a la izquierda. Hace jugar al equipo al fútbol no al correcalles. Ha jugado cuando el Madrid ha ganado títulos siendo muchas veces decisivo. Ataca y defiende. Apoya la salida del balón.  Y, de momento, encima, no se lesiona. Los hechos serán tozudos y quizá sea bueno jugar algunos partidos sin Isco para volver a clamar por Isco.