El Muro: La posición política que no existe. Derecha Social Franquista

Todos los medios de comunicación tienen unas ideas políticas. En este primer artículo de La Columna de El Muro lo más oportuno es posicionar ideológicamente nuestro pequeño medio de comunicación: El Muro. Cuando pusimos manos a la obra en su puesta en marcha, vimos que nuestra postura política no existe en todo el espectro político español aunque sí creemos que hay muchos españoles que piensan como nosotros.

Las últimas encuestas del CIS describen un mapa político dividido entre izquierda y derecha. Dentro de la derecha dos partidos políticos, Partido Popular y Ciudadanos, se dividen el mercado, con un Cs en ascenso y un PP, en nuestra opinión, en un descenso mayor del que nos cuentan y muy merecido. A la derecha de PP y Cs, según las encuestas del CIS, no hay nada.

No obstante, fuera de las encuestas, sabemos que VOX es la propuesta evidente a la derecha del PP. Haciendo un trabajo jurídico extraordinario contra el proceso separatista catalán, autodefinido como derecha, económicamente liberal y moralmente conservador VOX es como una Alianza Popular, más liberal, traída al 2018, si bien VOX intenta presentarse completamente desvinculado del franquismo por mucho que se oponga a la Ley de Memoria Histórica.

En un punto políticamente indefinible, nacionales o patriotas no nacionalistas, otros nacionalistas, unos demócratas otros no, socialistas, sindicalistas, fascistas, falangistas, tradicionalistas, nacionalcatólicos o paganos, revolucionarios o no tanto, se encuentra lo que socialmente se denomina extrema derecha, un término que rechazan los así definidos que, no obstante, cuentan con el grave problema de carecer de una palabra clara que los posicione.

¿La posición de El Muro? Pues una que no existe. Entre Vox y lo que socialmente se llama extrema derecha con una definición clara, derecha social, con un franquismo público y notorio sin complejos y con un contrato con la democracia por el que la defenderemos y la aceptaremos como animal de compañía hasta el punto de, si es necesario, combatir por una Dictadura que impida a la izquierda y al separatismo terminar con la democracia y la libertad en España. Izquierda y separatismo, unidos o por separado, son los enemigos reales de la democracia y la libertad en España.

Nuestras simpatías por Vox son evidentes. Echamos de menos en Vox una defensa pública del franquismo en los términos que, por ejemplo, explica Pío Moa; echamos de menos una posición económica mucho más social y mucho menos liberal y nos preocupa un posicionamiento gradual, que no acabamos de entender, hasta llegar a lo que Vox llama aborto cero.

¿Tenemos simpatías por lo que socialmente se llama extrema derecha? Sin duda. No obstante nos molesta poderosamente su izquierdización en el terreno económico y social, que le ha llevado a asumir como propias posiciones de extrema izquierda erradas moralmente y que en la práctica han demostrado que solo sirven para arruinar pueblos; y nos molesta, muy especialmente, una nazificación que no entendemos: estar contra la inmigración no es ser racista salvo que se sea racista. Tampoco nos agrada la religiosidad fundamentalista de otras posiciones. Y no comprendemos, en general, la omisión de la defensa pública de Franco o la pose afranquista, cuando no francamente antifranquista, que recorre todo este espectro político. Hasta la Fundación Nacional Francisco Franco hace una defensa de Franco con el freno de mano echado.

El Muro, en definitiva, piensa como un montón de españoles normales que son patriotas, que admiran a Franco, de esa gente buena y sencilla que, si les preguntas, te dirían que son de derechas de toda la vida, que, no obstante, entienden que el Estado debe velar por el bienestar social de todos los españoles y que, a pesar de ser franquistas, están dispuestos a experimentar la democracia como fórmula de convivencia en la que quepamos todos, en tanto en cuanto separatistas e izquierdistas no lo hagan imposible. Es cierto: una posición que hoy no existe en todo el mapa político español. Vamos a construirla.

Eduardo Arias
Director de El Muro del Pueblo Español