El monumento a la Batalla del Ebro también hay que tirarlo

Este monumental  recuerdo en forma de estatua se encuentra en mitad del río Ebro, y fue inaugurado en Junio del año 65, con él se pretendía conmemorar los 25 años de Paz, frente a una de las batallas más duras de la guerra y escenifica un soldado colocando un astro en el universo, o tocándolo con la punta de los dedos y un águila realizando un descenso.

El águila originalmente llevaba un Víctor entre sus garras, del que fue desposeído, así como una leyenda que podría ser considerada franquista. Ahora el monumento es absolutamente neutro, incluso su leyenda dedicada a los que hallaron la “Gloria” en la Batalla del Ebro, puede referirse a los soldados de ambos lados, unos 20.000 caídos en combate, de un total de cerca de 100.000 bajas, incluyendo 20.000 republicanos presos, pero nada de eso les vale.

Hace un par de años se sometió la permanencia del monumento a la voluntad de todos los tortosinos, y hubo un compromiso de acatar el resultado de tal referéndum.

¡Qué demócratas! Un referéndum para elegir si la estatua se quedaba o se retiraba. Con lo que les gusta a los catalanes el votar…. O ¿Quizás no?, sólo si interesa.

¿Y Quién se opuso más radicalmente?

  • Gabriel Rufián, que se manifestó radicalmente contra la consulta, sus palabras fueron: “Ante el fascismo no hay votaciones ni discusión posible, sólo condenas”.

¡Qué Curioso! Rufián, que tú digas eso… con el mismo argumento decimos nosotros  “Ante el Separatismo, no hay votaciones ni discusión posible, sólo condenas”.  Habría que preguntarle al rufianesco Rufián, porque su argumento vale… y el nuestro no.

 

  • El Sindic de Greuges, (defensor del pueblo catalán), ese también se opuso, otro; que hace valer sólo los derechos que le interesan, el mismo que ha echado el resto porque los maestros tengan derecho a dar clase con el lazo amarillo, apoyándolo incluso. A ese tampoco le parece bien el resultado de la votación.

 

  • Omnium Cultura, CCOO, USOC, y demás patulea, en este caso ninguno respeta el “derecho a decidir”.  Cooooño … como ha cambiado el cuento…

 

El caso es que la votación se realizó, y el resultado arrojó casi un 70 % de habitantes de Tortosa que quisieron que el monumento permaneciese; por unas razones u otras, por cuestiones económicas, porque no les moleste, porque estén a favor, o por la razón que sea, pero lo cierto es que el resultado fue mayoritario en favor de su permanencia.

El monumento en sí mide 45 metros, y está realizado sobre una mocheta de hormigón donde se encontraba parte de la estructura del Puente de la Cinta, un puente volado por los rojos en Abril del año 38.

Toda  la Jauría en su afán de hacer olvidar nuestra historia han decidido que a pesar de lo que se haya votado, basándose en la Ley de Memoria Histérica, van a acabar derruyéndolo, no les vale reinterpretarlo ni contextualizarlo como en su momento dijeron, ya no les vale nada más que quitarlo, y es que al final lo que sobra es la Cruz que acompaña al monumento, quizás lo mismo que les molesta del Valle, y lo demás… son martingalas. Todavía hay algunos cínicos que dicen que habría que volver a construir el puente original de barcas, como si el que había le hubiesen volado los nacionales.

Menudos demócratas de mierda.