El Madrid sigue en coma

Tener que ver los partidos del Madrid como si se tratara de una pretemporada es triste. Poco importa si el Madrid pierde, empata o gana en la Liga. Todo es una pretemporada para la Champion que se vuelve a jugar a mediados de Febrero. ¿Las sensaciones? Malas.

La delantera del Madrid no marca goles. La defensa del Madrid no funciona. Encontrar soluciones ya es difícil porque ya cada vez menos jugadores parecen fiables pero después del partido con el Levante sí hay un par de conclusiones que extraer.

La primera es que la culpa de que el Madrid no estuviera funcionando no era de Isco, al que Zidane sacrificó. La culpa de que Ronaldo no marque goles no es de Isco. Ni de nadie. La culpa de que Ronaldo no marque  goles es de Ronaldo y, hoy, el cambio de Zidane, sentando a Ronaldo,  ha sido justo. Algo le pasa a Cristiano. Quizá,  simplemente, que la edad no perdona y medio segundo es mucho tiempo en fútbol. De Cristiano hay que decir que, sin gol, es un paquete y hasta un estorbo. Su titularidad empieza a ser cuestionable. Sin él podría mejorarse mucho el balance defensivo del equipo. Si Ronaldo ni defiende,  ni ataca, ni combina…

La otra conclusión es que Zidane debe centrarse en la defensa. El Madrid necesita recomponerse desde atrás. La debilidad de la defensa, y no hablo de la línea de atrás, sino del conjunto del equipo a la hora de defender es evidente.  Hay que mentalizar a los medios de que esa tarea es prioritaria y, aunque parezca un contrasentido, pensar en sentar a Casemiro: si sólo sirve para defender y no lo hace, más vale poner a alguien que sepa jugar al fútbol, que sea, sobre el papel, menos defensivo pero que,  mentalizado de cumplir esa tarea,  pueda hacerlo y,  encima,  participar en el juego.

¿Y Bale? En fin. Sin comentarios.