El Madrid se va muy vivo a París

Buen partido de fútbol el jugado  en el Bernabeu entre el Madrid y el PSG. Por una vez hablaremos casi bien de Zidane que se atrevió, al menos, a dejar sentado a Bale y sacar a Isco. El trabajo de Isco, hoy, presionando arriba a la defensa francesa y apoyando a Nacho en su banda contra Neymar, simplemente, brutal; ayudando a sacar el balón desde atrás y haciendo algunas buenas jugadas arriba también estuvo en buena línea. Al final, estaba muerto. Se dejó el alma. Comentarios de Pedrerol, el jugador de Rugby, y el Loco Gatti, un portero, siempre negativos para Isco son injustificables y rozan ya, desde hace mucho tiempo, la falta de respeto.

Los cambios de Zidane buenos. Sólo la pega de que quizá pudieron venir antes, al menos, en teoría. En la práctica fueron como agua de mayo. No ver que Asensio es mejor jugador de fútbol que Bale y que  Benzemá es para nosotros un misterio. No ver que Isco es mejor jugador de fútbol que Bale y que Benzemá es otro misterio. Y casi se podría decir ya lo mismo de Lucas Vázquez.

El Madrid sigue teniendo un problema: Casemiro. Nadie, o muy pocos lo dicen, pero Casemiro es un paquete. Cierto que corta balones pero no tiene fútbol y todos los días lía una. Hoy lo ha hecho con una pérdida de balón en un sitio muy comprometido. Esa falta de fútbol obliga a que, por ejemplo Isco, tenga que bajar más de la cuenta para ayudar a sacar el balón. El Madrid debería buscar un medio centro para el año que viene y este año probar a jugar con Modric y Kroos como dobles pivotes y dos medios más en las bandas.

¿París? El resultado del Madrid es bueno pero allí habrá que marcar, al menos, un gol o la cosa se pondrá fea y tensa. ¿Nuestro consejo? Los 4 medios en línea y, si está bien, Bale titular y a correr a la contra. Benzemá, hoy tan intrascendente como siempre, al banquillo. Para acompañar a Modric y Kross que Zidane elija entre Asensio, Lucas Vázquez e Isco. Casemiro, al banquillo.