El Juez de Instrucción 13 de Barcelona, pide a LLarena que el Supremo incluya a José María Jové y Luis Salvadó, en su causa por Rebelión, sedición y malversación

Los dos son aforados, por su condición de diputados del Parlamento de Cataluña.  Y aunque hasta ahora lo estaba tramitando el juzgado Barcelonés,  ahora hay una solicitud formal de que sean incluídos en la causa que tramita Llanera,

Se entiende que si la competencia sobre ellos fuera asumida por el Supremo,  quedarían fuera de la causa de instrucción 13, incluso hay quien cree que las dos causas debieran unificarse, no obstante lo cierto es que de este modo, esos dos están en libertad, al igual que los empresarios acusados de colaborar con el 1 de Octubre.

El instructor del Jdo. 13 hace una exposición razonada de 21 páginas, al considerar que los dos excargos del Gobierno pueden ser responsables de un presunto delito de rebelión porque, a su entender, “aceptaban plenamente la posibilidad de que para la consecución de sus fines se requirieran actos de violencia” al ir a la vía de la declaración unilateral.

En su escrito, el juez constata la “relevancia primordial en la preparación logística del referéndum celebrado el 1 de octubre de 2017 y también económica en el diseño de la Hacienda Pública Catalana” de estos dos políticos, integrantes del ‘comité estratégico’ del proceso soberanista, según él.

Considera que, por su condición de aforados,  la causa contra ellos sólo puede seguir en el Tribunal Supremo si se investiga la rebelión y si no, habrá de  investigar el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC).

 Estos dos presuntos, fueron detenidos el 20 de Septiembre, en la causa que abrió el juzgado nº 13, y que sigue instruyendo.
El Juez Ramírez Sunyer expone  que hay indicios contra ellos, entre otros los obtenidos en los registros del día de la detención

Entre otros indicios, alude a dos hojas manuscritas encontradas en el despacho de Salvadó con los títulos ‘Escenario Guerra’ y ‘Escenario Guerrilla’, donde se contemplan dos posibilidades diferentes sobre las medidas a adoptar por el Gobierno según la intensidad de reacción del Estado, especialmente en el ámbito económico, según el juez.

Además, en el despacho de Jové se intervino un documento con anotaciones manuscritas que muestra su posición en el proceso soberanista “y que resulta determinante en los preparativos del referéndum”, con anotaciones como: ‘Anuncio de la preparación del referéndum como contraataque catalán a la presión judicial. Yo anunciaría un proceso participativo y festivo a todo el país para fabricar urnas”.

Al analizar el documento ‘Enfocados’, anotaciones y conversaciones intervenidas, el juez sostiene que existen “indicios suficientes sobre la participación de Jové en la ideación, desarrollo y ejecución de la ‘hoja de ruta’ hacia la independencia y la proclamación de un nuevo estado”.

Concretamente, cita una conversación con la secretaria general de ERC, Marta Rovira, sobre la instalación de colegios electorales en Barcelona para el 1-O y otra con el entonces conseller de Salud Toni Comín, que gestionaba los locales donde instalar colegios y que plantearon poder hacerlo en Centros de Atención Primaria (CABE).

Sobre Salvadó, afirma que “no sólo tenía puntual conocimiento de las actividades de su departamento sino que resultaba un elemento imprescindible para la distribución, obtención y la ocultación en la mejor forma posible de la financiación de todo el relacionado con el “Proceso”, una financiación que se hizo a través de contratos marco generados en 2015, quedando así fuera del mayor control de la Administración Tributaria Española del segundo trimestre del 2017.

Aquí desde luego hay miga, quizás la suficiente para que en Alemania se dejen también de paños calientes.