El ISIS sigue matando en Siria. Los asesinos ya están en nuestras ciudades

El entretenimiento que nos está propiciando en este mes de julio el Gobierno de Pedro Sánchez con el asunto del Valle de los Caídos, la constitución inclusiva y los rescates del Aquarius, no debe impedirnos ver el peligro que entraña la asimilación de los refugiados sirios que nos empezarán a devolver nuestros socios comunitarios y los que se adquieran de nuevo cuño. El ISIS sigue activo, matando en nombre de Alá y está conquistando Europa. Estos días hemos podido comprobar cómo se hacían con las calles en Francia o en Inglaterra. La guerra en Siria continua y, mientras el mundo mira para otro lado, los perros de la yihad nos seguirán llegando a la puerta de casa.

El número de muertos por la oleada de ataques del grupo terrorista Estado Islámico (EI) contra civiles y las fuerzas gubernamentales de Siria en la provincia sureña de Al Sueida ha aumentado a 302 según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los ataques coordinados, los más graves perpetrados por los terroristas en esa región, han terminado con la vida de al menos 135 civiles, entre ellos 34 niños, y 111 combatientes según el último recuento de la ONG.

Entre los combatientes fallecidos figuran al menos 56 yihadistas, incluyendo los siete terroristas que se inmolaron ayer en diferentes partes de la ciudad de Al Sueida.

A 80 kilómetros al oeste de Al Sueida, en el campo noroeste de Nawa, en Deraa, los mediadores rusos que negocian en nombre del Gobierno de Siria lograron el pasado viernes que las facciones rebeldes de la región aceptaran un acuerdo que supone su rendición y la entrega de armas pesadas y medianas.

Los grupos armados han comenzado ya la entrega, que incluye vehículos equipados con ametralladoras pesadas, un blindado BMB, cañones pesados, misiles portables, morteros, ametralladoras, municiones de fusiles ligeros, proyectiles, granadas, minas antipersonales y antiblindados, rifles de francotiradores, prismáticos nocturnos y cascos según la Agencia Árabe Siria de Notícias (SANA)

El pasado sábado 250 terroristas contrarios al pacto salieron desde Nawa hacia la provincia de Idleb (próxima a Alepo) ha informado SANA.