El ídolo de toda una generación, Poli Díaz, cumple 50 años

Hoy, 21 de noviembre cumple años el ídolo de toda una generación. A finales de los 80, todo el mundo en Vallecas hablaba de Poli. Era el rey absoluto. Tanto, que se convirtió en una leyenda. Todos lo habían visto: en una moto, en un bar, en el parque corriendo, en tal discoteca montando lío… “Poli parecía Dios”, afirmaba él mismo. “Decían que estaba en todas partes y no estaba en ninguna”. Su figura estaba tan cerca de la gente que esa misma gente se terminó comiendo al mito.

Poli Díaz se retiró del boxeo en 2001, aunque desde 10 años antes, en aquella pelea contra Pernell Whitaker en Norfolk (Virginia) por el título mundial unificado del peso ligero, para mucha gente cayó en un hoyo. Se esfumó uno de los deportistas más populares de España hace un par de décadas. Se olvidaron sus ocho Campeonatos de Europa, su estilo de pelear espectacular, suicida, de un animal desbocado. El que reenganchó al boxeo a todo un país. El de aquella victoria a los puntos contra Steve Boyle o el KO demoledor contra Bo Jacobsen, luego campeón del mundo. El que iba a un plató de televisión y lo llenaba todo.

Sacando el orgullo del viejo boxeador Poli decía en una entrevista: “Soy más conocido que Pinocho. Hay mucha gente que no me quiere, pero para mucha otra soy un ídolo y lo seré toda la puta vida”. Y eso, haya pasado lo que haya pasado, es una verdad como Vallecas de grande.