El humor de Maduro. Ni puta gracia

Que dice Maduro, que espera que el nuevo gobierno de España, “pueda construir una nueva visión” sobre su país y abra “nuevas políticas de diálogo” con la nación sudamericana.

La candidez e inocencia del autobusero nos provocan una ternura sin par. ¿Cómo no vamos a tener ahora los españoles una nueva visión de Venezuela y del régimen terrorista chavista que maneja? ¿Cómo no vamos a ponernos ahora de parte del conductor de guaguas si tenemos al protohombre que diseñó el sistema monetario (Monedero) venezolano dando vítores puño en alto porque sus muchachos han posado sus reales (los republicanos también los tienen) junto a la bancada azul? Con lo que ha tenido él que pelear por explicar que los dineritos ganados, extraídos de los lomos del pueblo venezolano, son el justiprecio por los servicios prestados al régimen de muerte que preside el sucesor del Gorila del Caribe? Claro, Nicolás, claro que tendremos una nueva visión de Venezuela. La lamentaran los españoles que residan en Venezuela por trabajo, los venezolanos que residan en España por querer conservar la vida, las empresas españolas a las que sigas sometiendo al plata o plomo…pero, tranquilo, son unos fascistas todos.

Aquí hay negocio, chicos. Exprópiese, fúndase, véndase a fondos buitres y, con lo rentado, cómprense todos unas buenas mansiones en la sierra madrileño, o en Carabobo, o Caracas, o donde coños le rompiesen el orto a Bolívar.