El grave problema de convivencia entre las reinas de las Españas, descubre una situación insostenible en el seno de la Casa Real

Según información recogida por Pilar Urbano, la periodista especializada en “Zarzuela”, a pesar de que la “emérita” al principio habría arropado a la actual reina, enseñándola los gajes del “oficio”, de poco le habría servido para apuntalar sus relaciones personales.

Según afirma Urbano, al principio Sofía se volcó con su nuera, le aconsejaba como debía posar ante los fotógrafos, algo que ella domina perfectamente, (cuando está libre de marca, como en el fútbol), Sofía al parecer habría regalado a su nuera un equipo completo de esquiar, a pesar de que es bastante tacaña. Le dejaba joyas, le presentaba a sus amistades, dijo que la iba a enseñar a ser una reina.  Pero Letizia es mucha Letizia, y ya le habría dicho desde el primer día a su entonces novio, Felipe, yo no voy a ser una mujer sufridora como Sofía, a la mínima que me hagas… te quedas con tu madre. Sofía acogió como una hija, protegiéndola porque además era una mujer a la que se lo había hecho pasar mal sus cuñadas y sus suegros.  No obstante los acuerdos prematrimoniales que se habría visto Letizia obligada a firmar podrían tenerla de los nervios, en uno de ellos se acordó que en caso de Divorcio Real, los hijos quedaban en poder del Rey y de la familia paterna. En la dicotomía entre Letizia o la Institución real, la asturiana sabe cual ha de ser la decisión: tardaría poco en coger las maletas, desde luego su situación actual dista mucho de ser la de la Letizia rebelde puño en alto.

Un día Sofía se quedó de piedra, cuando acudió a ver a sus nietas, a casa de su hijo, y a llevarles unos juguetes, ellos habían salido, y la enfermera experta en recién nacidos que habían contratado, espetó a Sofía… “La señora ha salido y usted no está en la lista de personas autorizadas a venir en su ausencia”; podemos imaginarnos como se quedaría la cara de la reina madre. A partir de ese momento la abuela Rocasolano, tenía la puerta siempre abierta para cuidarlas mientras que la abuela griega lloraba en casa de su familia “No me dejan ver a mis nietas, mientras que la otra abuela está todo el día en su casa, yo que vivo al lado no puedo ir”.

Letizia está jugando sus cartas duro, pero puede perder, y con su fachada de niña revolucionaria pretende demostrar que le importa poco el dinero (mientras lo tenga). El caso es que la insolente Letizia, no debe querer quedarse sin el bonobotox del que disfruta actualmente y de la educación de sus hijas, fundamentalmente la que será heredera del trono. Por lo que le va a seguir tocando poner cara de Jocker una temporadita, al menos hasta que sus hijas sean grandes.

Desde luego muchos pensamos que Letizia es una garantía.

… para asegurarnos la llegada de la República.

1 Comentario

  1. Toda esta gente SOBRA.
    Juan Carlos tiene más de 3.000 millones de euros, a buen recaudo, según cuentan, y con eso pueden vivir todos ellos durante varias generaciones, DEJANDO DE SER UNA CARGA PARA ESPAÑA Y LOS ESPAÑOLES.
    ¡Gracias, Leticia, por hacer tanto POR LA PRÓXIMA LLEGADA DE LA REPÚBLICA!

Comentarios cerrados.