El Equipo de gobierno de Pedro Sánchez

Ha llegado un punto, y ya es triste, que la mayoría de españoles de bien, cuando tenemos dudas a la hora de establecer un criterio sobre alguna cuestión de actualidad, lo primero que hacemos es ver qué opinión tienen tomada los independentistas catalanes, para acto seguido posicionarnos en sentido contrario.

Así ha pasado con el gobierno de Pedro Sánchez, teníamos dudas, muchas dudas, primero porque nos parece muy dudoso todo lo que haga Pedro Sánchez, entre otras cosas; pero también por la forma en la que ha conseguido acceder al poder; ha sido una formula legal, absolutamente legal, pero… ¿era justa? No podemos por menos de recordar aquella vieja frase que nos enseñaban en primero de Derecho; ni todo lo legal es justo… ni todo lo justo es legal.  Como decimos, esa legalidad tan injusta ha puesto al socialista a ejercer de Presidente de Gobierno,  a pesar de que había obtenido el resultado más raquítico de la historia de la democracia. Por lo tanto, estando en contra del derrocamiento del presidente Rajoy, (no porque no se lo mereciera, una y mil veces), sino por la forma en que se ha hecho, y estando también en contra de los propietarios de los apoyos que le han brindado a Sánchez, tenemos que manifestarnos contrarios al nombramiento del líder del PSOE, por lo que lo lógico sería estar también  predispuestos contra todos y cada uno de los miembros del gobierno.

Pero … hete aquí que de repente nos da por consultar la opinión ejercida por los independentistas, en los medios independentistas, y tras realizar la consulta, tenemos más dudas que al principio, porque observamos que la crítica está siendo tan dura, que  ya por eso nos agrada. No tenemos capacidad para ejercer una opinión con conocimiento de causa, sino por meras referencias, y no en todos los casos, puesto que, si bien conocemos a alguno de los ministros, de otros apenas teníamos la menor idea.

Lo primero de todo es consultar una encuesta entre los lectores de esos medios sobre si están de acuerdo con el gobierno de Pedro Sánchez. En el momento consultado por nuestro digital, la encuesta arroja un resultado de más de un 90% de “noes”, lo que hace que inmediatamente nos agrade su resquemor. Su odio nos da fuerzas y su crítica nos alimenta, que le vamos a hacer.

Cuando pasamos a ver el contenido de las críticas, sobre todo a las Carteras más importantes, no deja de hacernos cierta gracia… A Grande Marlaska (Ministro de Interior) le acusan de ser contrario a lo Abertzales, por haber sido azote de Eta, haberse posicionado en contra del sobreseimiento de las causas contra los manifestantes del 15-M, y según recuerda el propio Otegui… porque a él mismo le mandó detener en dos ocasiones. ¿Y qué es lo que quieren  que haga un juez…? nos preguntamos; de momento,  este ha trabajado mucho y bien en materia antiterrorista desde la Audiencia Nacional, y además era tal su prestigio que fue designado vocal del CGPJ, por sugerencia de los Populares.  Al ministro de Cultura le critican los talibanes separatistas por machista, dado que en una ocasión hace 8 años se permitió en un twitt, hacer un comentario ensalzando las virtudes pectorales de Ana Rosa, y no teniendo por entonces ningún cargo político; no deja de ser curioso que los que le critican sean aquellos que pasaron página cuando hablaba el Sr. Salvadó de poner como consejera del gobierno catalán a alguien con los únicos requisitos de que fuera mujer, y para darle el cargo… a la que tuviera las tetas más grandes.

También el nuevo Ministro de Cultura, habría dicho en otro twitt que se cagaba en los independentistas, (otro motivo más para que nos agrade),  esperemos que tras defecar sobre ellos, le quede mierda para mucho tiempo. Y como no, las críticas a Borrell por sus comentarios sobre la situación que se está viviendo en Cataluña y que se está exportando fuera, no dejan de reflejar un temor a ser combatidos por un catalán de pura cepa, que ha estudiado además en profundidad, el soberanismo catalán y sus consecuencias, y que podrá a poco que se esfuerce, matizar y desmentir desde su cartera de exteriores, las múltiples falsedades contadas.  De Pedro Duque, poco que decir, una persona de “altos vuelos”.

Nos ratificamos, los enemigos de nuestros enemigos son nuestros amigos, aunque no sea más que por despecho y porque no les gusta a los separatistas,  a nosotros no nos desagradan.