El Consejo de Estado avala por unanimidad el recurso del Gobierno contra la ley de presidencia catalana

El organismo celebró ayer lunes una reunión extraordinaria que se ha alargado más de dos horas donde, a diferencia de enero, cuando el ejecutivo recurrió el debate de investidura de Carles Puigdemont, ha decidido avalar la impugnación con un dictamen positivo. Ahora el Ejecutivo de Mariano Rajoy debe reunir el Consejo de Ministros para presentar el recurso contra la ley, pero antes es necesario que la reforma sea publicada en el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña (DOGC). Ese plazo podría ser una de las argucias a la que se agarrasen los independentistas para intentar sacar adelante la presidencia de Puigdemont

El Tribunal Constitucional (TC) tiene convocado un pleno ordinario a partir de mañana que duraría hasta el jueves y en él pretende sacar adelante la suspensión, que estaría publicada esta misma semana.

El gobierno español  presentó el recurso el viernes para que el consejo de Estado lo evaluara,  y con la “firmeza” que caracteriza a Rajoy dejó claro que tiene toda la intención de impedir cualquier intento de investidura de Carlos Puigdemont.

Mientras tanto, el tahur del Mississipi, reunió a sus amiguetes en Berlín para intentar su investidura, y agotar todas las opciones, antes de apuntar a un nuevo candidato.

Creemos que lo tiene un poco difícil, y es posible que finalmente antes de llegar a nuevas elecciones acaben cediendo a nombrar a un hombre de paja, antes de que por casualidad y no por méritos del gobierno,  pudiesen perder los comicios.

Al ejecutivo tienen pocas dudas de que el alto tribunal admitirá a trámite su recurso, con la consiguiente suspensión automática de la norma. De hecho, esta vez el Consejo de Estado ha respondido de manera unánime ratificando la estrategia Marianil.

El coordinador del PP, Fernando Martínez-Maillo, se ha referido este lunes a la decisión del Consejo de Estado, y aseguró que “los independentistas saben perfectamente que esto no era posible” y les ha acusado de estar “enredando “.  Efectivamente enredando llevan desde el primer día, gracias a la parsimonia y a la inacción del gobierno.