El ataque químico de Assad: una milonga. Otra más. Esta, usando niños para la tele

Sinceramente, van quedando claras dos cosas. La primera es que no hubo ningún ataque de Assad contra su pueblo con armas químicas. La segunda, vergonzosa y alarmante, que Occidente es capaz de inventarse algo así para justificar un ataque contra Siria.

Simplemente el ataque con armas químicas no era creíble. ¿Para que iba a llevar a cabo un ataque así Assad cuando está ganando la guerra? Desgraciadamente, lo que sí es creíble es que naciones como EE.UU, Francia o Inglaterra, vaya panda, construyan una mentira para justificar una agresión armada. Todavía estamos esperando las armas de destrucción masiva de Iraq.

La novedad es que uno de los niños que sirvió para montar un reportaje sobre el falso ataque con armas químicas ya ha cantado: ni ataque, ni armas químicas, ni na. Eso sí, les ofrecieron arroz y galletas a cambio de salir en la tele. Hasan Diab se llama el crío. Los periodistas que se han trasladado a la zona manifiestan que allí no pasó nada.