Ecuador se muestra coherente, prohíbe a Assange apoyar la independencia de Cataluña

El presidente del Ecuador, Lenín Moreno, harto de las constantes intervenciones por parte de Julián Assange, en favor de la independencia de Cataluña, operaciones claramente subvencionadas por los separatistas,  le ha prohibido «intervenir en la política y la autodeterminación» de países terceros, obviamente una cosa es estar recogido desde hace años en su embajada para evitar ser juzgado por otros países que le reclaman para ser juzgado por la comisión de varios delitos de revelación de secretos, y otra muy distinta es que aprovechando que se encuentra seguro, y que se ha hecho famoso, se dedique a hacer publicidad previo pago de su importe en favor del derecho a decidir de los catalanes, la libertad de los políticos encarcelados.

Pero Moreno no se ha quedado aquí, y le ha hecho en un tono seco y serio una grave advertencia… en caso contrario «se tomarán medidas», dejando entrever que lo echarían de la embajada ecuatoriana en Londres.

Ecuador ya estaba muy cansada del abuso que hace Assange aprovechando su inmunidad por encontrarse dentro de la embajada, pero esta es la primera vez que  lo dice y se lo dice a los medios de manera pública y explícito. A pesar de que anteriormente llegaron a vetarle el acceso a internet cuando España presionó a Ecuador sobre las opiniones del activista, desde entonces ya no ha podido usar más las redes sociales.

Por otra parte Wikileacks  también le apoya (Obvio, si son lo mismo) y asegura que la profesión de Assange es hablar, entre otras cosas, sobre cómo «la policía española agredió catalanes el 1-O».

Vuelta la burra al trigo. Seguimos retroalimentando la Hidra, y luego a ver quien le corta las siete cabezas.