¡Dios, es mujer! La travesura femiloca que no podía faltar en Navidad

Una activista de Femen ha intentado este domingo robar el niño Jesús del belén instalado en el Vaticano. «¡Dios, es mujer!», gritó la mujer, antes de ser detenida por miembros de la policía italiana.

¡Y está mujer se pensará que lucha por los derechos de las mujeres! Las activistas de Femen podrían dejar en paz a una religión que no hace mal a nadie, ayudan a muchas personas y en muchos países poco desarrollados encabezan la lucha contra la desigualdad.

Estas payasas se podían ir a Siria y demás territorios a manifestarse y defender de verdad a la mujer de la «religión de la paz»… Pero claro, es más fácil encaramarse a un Belén en el Vaticano.