Dimisión de Rajoy y Elecciones Generales. Sorayita a pelar cebollas

El error del Presidente del Gobierno al convocar elecciones autonómicas a toda prisa ha pasado de ser una especulación de futuro a una evidente realidad. Rajoy, y su Sorayita, se han columpiado tres pueblos y han puesto una victoria en manos del separatismo que, como era más que previsible, no tenía porque hundirse, ni bajar significativamente de votos en unas pocas semanas. El final ha sido que el secesionismo tiene mayoría absoluta otra vez. De alguna manera, el tonto de Rajoy ha legitimado, al menos en cuanto a votos se refiere,  las posiciones secesionistas. Un estadista.

El error es de tal calibre que Rajoy no puede pasar de puntillas ante el asunto y salir mañana a decir que todo va bien. Es un error de una importancia trascendental no para el hoy de España sino para la historia de España. Rajoy tiene que pagar y España necesita que pague y que se vaya.  Tiene que pagar con su dimisión y con la convocatoria de Elecciones Generales. Sorayita, va de suyo, debería ir pensando en dedicarse al pelado de cebollas en casos en los que el pelado de cebollas  no exija mucha responsabilidad.