Cuando España admiraba el valor y la bravura

La Fiesta de los Toros, la Fiesta Nacional, no es un lugar donde se reúnen un montón de sádicos a contemplar la tortura y muerte un toro. No es eso. En la mente de aquellos a quienes les gustan los toros no hay nada de eso. La Fiesta de los Toros es la forma en la que el pueblo español eligió admirar el valor y la bravura. El valor de un torero y la bravura de un toro. Desde el ruedo esos dos valores se traspasaban e impregnaban a todo el pueblo español que fue, y hoy no es, un pueblo valiente y bravo. Esperemos que vuelva a serlo.

Contracorriente iniciamos en El Muro una sección dedicada a los toros. Para quienes les gusten, no es mi caso, estupendo. Para aquellos a los que no les gusten , sirva esta sección como apoyo a una tradición española que garantiza la vida de unos animales que, sin la fiesta, no serían más que carne para nuestras mesas y que con la fiesta son objeto del respeto y la admiración de un montón de aficionados. Sirva esta sección para transmitir a los españoles valor y bravura.