Cuando el olor de azufre entra en la Iglesia, se suele pecar de Simonía

A veces uno siente asco, un profundo asco,  en este caso, es asco muy próximo al vómito, eso es lo que nos inspira gran parte de la Iglesia católica catalana. Los pastores deben estar con su rebaño, pero lo iglesia catalana se ha olvidado de la mitad de su rebaño, además el rebaño debe ir por donde le diga el pastor, y no al revés, salvo que el pastor reciba importantes subvenciones, que poco a poco vayan cambiando el olor a incienso por el olor a azufre.

descarga (4).jpg

Cuando se acaba sustituyendo el nacionalismo por Dios, cuando un sentimiento provinciano de dar coba a la oligarquía catalana acaba impregnando los púlpitos de las iglesias catalanas, quizás deberían haber sido pasto de las llamas del fuego purificador al que aquellos que ahora adoran les querían condenar. Esto es absoluta idolatría.

Que la Iglesia sea absolutamente títere del poder, que se hayan permitido las votaciones dentro de los propios templos, es llenar la Iglesia de mercaderes. Pero ya el colmo es lo que está ocurriendo estos días: Se ha publicado en la revista la Catalunya Cristiana, propiedad de una fundación presidida por el cardenal Omella, considerada la revista de los obispos catalanes, autenticas burradas. Una de ellas manipulando la figura de María, la madre de Salvador. En ella dice María también voto Sí, ¿Cómo puede un cristiano decir “no” al procés?

Este panfleto cobró 47.401 Euros de la Generalidad de Cataluña, en el ejercicio 2015-16 sólo en subvenciones directas, sin contar publicidad y otros conceptos.

Ya el colmo  es lo que nos encontramos en el último número de la revista, en la que en su página 3, hay una viñeta de Pilarín Bayes, donde se compara a los políticos presos con los cristianos del Coliseo o con Gandhi.

La comparación con Gandhi, un estúpido machista e hipervalorado nos la bufa, pero que se compare a estos hijos de mala madre, que están llevando a Cataluña y a España a una ruina, (si no a una  guerra), con aquellos antigüos cristianos martirizados en el Coliseo, es sencillamente una aberración, un insulto y un grave pecado, minimizar lo que les ocurrió a esos primeros mártires de la Iglesia, es horadar los pilares mismos de nuestra fé, que se cimentó en la sangre de tantas almas limpias. Y cuando se hace eso en una revista de la Iglesia, seguramente están cometiendo un grave pecado de Simonía. 

Que en el resto de la revista haya reportajes sobre el nacionalismo donde se echa la culpa a España de la violencia que ha sacudido Cataluña estos días es de vergüenza.

Que eso se permita dentro de una revista de la iglesia, la revista de los obispos catalanes, indica mucho. Indica por ejemplo que o la jerarquía de la iglesia no se entera de lo que dicen es sus propios medios, o que lo que hay es mucho hijo de puta, Monseñor.

ed2755247654_3.jpg

 

 

por-cataluna-y-por-cristo-los-vinculos-entre-religion-y-nacionalismo-catalan.jpg