Corinna habría blanqueado más que el mejor de los detergentes. La Zarzuela responde

Los nervios han llegado a Zarzuela, los hilos que mueven las cloacas del poder filtraron información a “El Español” y al digital “Ok. Diario” quienes publicaron extractos de la conversación entre Corinna, la amante fina, y el comisario Villarejo, en prisión preventiva. Este podría haber sido el filtrador contra la monarquía para salvarse de prisión.

En esas conversaciones, se destapa que “Juanca el campechano” pretendía ocultar parte de su inmenso patrimonio poniéndolo a nombre de terceras personas: cuentas en Suiza a nombre de su primo Álvaro de Orleans y Borbón o terrenos en Marruecos y propiedades en el extranjero a nombre de Corinna, La examante acusa su entonces pareja sentimental y jefe del Estado de proponerle ser cómplice de un delito de blanqueo.

En la foto que ilustra esta noticia, realizada en Barcelona en la entrega de los premios Laureus reunió a toda la troup: padre, hija, yerno y amante.

Ahora Corinna habría aclarado que el inimputable Juan Carlos I le proponía blanqueo no por amor sino porque Corinna tiene residencia oficial en un paraíso fiscal, Mónaco. Ella tenía miedo de acabar en la prisión porque Juan Carlos tiene inmunidad judicial pero Corinna no, y el miedo es libre.

En este maremagnum, no podía faltar el carroñero que come en todas las buitreras, el oportunista Gabriel Rufián afirmando que Corinna “Está protegida por los poderes fácticos y no pasará nada”.  Añadiendo con sorna “Si no os gusta lo de Juan Carlos… no le votéis más

Fuentes próximas a Zarzuela han querido girar el argumento que se desprende de las conversaciones de Corinna: que Juan Carlos era quien se aprovechaba de su amante para blanquear su enorme fortuna. La tesis de Zarzuela es que Ella utilizaba al rey, no al revés. Iba puerta a puerta a empresarios españoles para ser comisionista. El CNI grababa conversaciones y protegía al rey de Corinna. La ministra de Defensa, Margarita Robles, de quien depende el CNI, tiene la última palabra.