Concentración de la mugre roja en la puerta del Valle de los Caídos

La izquierda más rancia estaba tardando en destapar sus viejas aspiraciones de cruzar la verja de Cuelgamuros para tomar El Valle de los Caídos al asalto. Ahora podrán incluso avituallarse en casa de los Iglesias-Montero. Para el 11 de Junio han preparado un intento bajo el lema: “Saquemos a la bestia Del Valle”. En la acera contraria a la Plataforma de la Memoria Histórica, algunos muchachos de la Falange, suficientes para echar unas carreras y ganarles por tres cuerpos a los piojosos del puño en alto.

Lo cierto es que difícilmente ningún dirigente político que tenga mando en plaza, por más que sea rojo como la sangre, va a tocar una piedra del Valle. Los intentos de cambiar su denominación por el de Memorial de las víctimas franquistas, ha tropezado siempre con la reticencia de propios y extraños. ¿Qué iban a hacer los de las cunetas si se acabase el chollo llorón de Franco? ¿Cómo iba a cerrar Patrimonio el monumento que más ingresos deja después del Monasterio de El Escorial?

No. El día que enterremos a Franco tendremos que cerrar el chiringuito de la Memoria Histórica y, ningún desocupado de los que se concentrarán el próximo lunes quiere dejar de salir en las noticias de La Cuatro.