Con dos cojones. Llarena pone a parir a los jueces alemanes

El juez Llarena ha demostrado una vez más tener el honor que le falta a tanto político de tres al cuarto, incluso llegando a ser presidente del Gobierno. A los jueces alemanes que creyeron que lo que tenían era que dictar sentencia sobre el golpista español, Llarena los ha puesto a parir. Poco compromiso con la justicia europea, nulo con la idea de independencia judicial española. Responde así a sus homólogos alemanes que, o respetando su ruego, o quedándoselo.

El juez instructor del procés en el Tribunal Supremo, Pablo Llarena, ha decidido no aceptar la extradición parcial del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont acordada por el tribunal alemán de Schleswig-Holstein y decide retirar la euroorden y la orden de detención internacional en su contra y la de los otros seis huidos en el extranjero.

Llarena ha dictado un auto en el que rechaza la entrega a España del expresident Puigdemont en las condiciones acordadas por el Tribunal Regional Superior de Schleswig-Holstein (Alemania), es decir, para ser juzgado sólo por un delito de malversación de caudales públicos pero no por rebelión ó sedición.

El magistrado destaca “la falta de compromiso” del tribunal alemán con unos hechos que podrían haber quebrantado el orden constitucional español y estima que con su decisión han anticipado un enjuiciamiento para el cual no tienen cobertura normativa, sin sujetarse ni a los preceptos de la Decisión Marco sobre la Orden de Detención Europea, ni a la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, ni al manual sobre la euroorden elaborado por la Comisión Europea.

2 Comentarios

  1. ESPAÑA DEBERÍA ABANDONAR EL MECANISMO DE LA EURO ORDEN, que ha quedado claro que no sirve para nada.
    Y denegar todas las extradicciones que vengan de ALEMANIA, BÉLGICA y SUIZA, en justa correspondencia (a excepción de asesinos, violadores y pederastas).
    Si alguien piensa que la solución de nuestros problemas nos va a venir de Europa, PODEMOS DARNOS POR JODIDOS.

    • Como he dicho en otro comentario, cuando un catalán (no sé para otra persona, pero en este caso para un gerundese, estar lejos de tu lengua, tierra, cultura, etc. a modo de destierro es la peor condena que puede pesar en la vida. No volver a pisar tu tierra es lo peor. Aunque le impota a éste tres carajos nuestra tierra.

Comentarios cerrados.