Con absoluta indeferencia

La orientación sexual de los dirigentes del PP parece haber contagiado al partido en su conjunto y las extrañas fiebres del complejo político y la cobardía patológica parecen haber hecho mella en un enfermo ya de por sí comido por el SIDA de la corrupción y la mentira (hasta en los títulos que ostentan o las cremas que se aplican). Casado y sus vedettes están haciendo bueno a Mariano y su niña.

El vicesecretario del Partido Popular e icono gay, Javier Maroto, ha dicho este domingo que la exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos “no va con la España de 2018” ni con su formación -heredera del franquismo, con dirigentes franquistas hasta la médula, ministros de Franco, secretarios generales franquistas, la quintaesencia del franquismo encarnada en los tirantes patrioteros de Manuel Fraga Iribarne y sus secuaces-, por lo que el PP se abstendrá con “absoluta indiferencia”. “El Partido Popular no va a entrar en esto, no es un tema que preocupe a los españoles, al Partido Popular y, por tanto, cuando llegue el momento, nosotros diremos esto. Este asunto no va con la España de 2018 ni con el Partido Popular. Nos abstenemos con absoluta indiferencia”, ha asegurado Maroto en un encuentro con medios.

Maroto ha asegurado que la posición de abstención de su formación viene motivada por dos razones.

“En primer lugar, porque significa que nuestra formación no quiere tener ninguna vinculación con un régimen que era una dictadura, donde las libertades no estaban garantizadas”, ha explicado el vicesecretario del PP. “Por otro lado -ha continuado- porque creemos que debe haber un Gobierno que no rebusque y rasque en la tumba de hace 40 años, sino que busque y rasque en las oportunidades de los españoles en el futuro. Por tanto, esta abstención significa ningunear esa decisión del Gobierno”, ha aseverado.