Comparecen ante la AN la guardia pretoriana de Puigdemont cuando fue detenido en Alemania

Imatge d'uns quants concentrats a la roda de premsa de CDR amb els cartells ''jo sóc CDR'', el 12 d'abril de 2018 (horitzontal). 4640#Agencia ACN

Con el terremoto político y el reciente cambio de gobierno, los golpistas catalanes han suavizado su imagen pública. Enemigos de España, y no por esto enemigos de cualquier gobierno de España, la sensación que se nos queda a los espñolitos es que se ha atemperado el trato de los medios con el “Prucés” y sus mariachis. Subyace, incluso, una tenue intención de justificar actos y palabras. Tal vez no esté lejano el día en que las calles de nuestras ciudades se dediquen a sus “presos” y “exiliados” y veamos una Avenida Puigdemont, Plaza Junqueras o Travesía Comín donde ahora caen placas a los Héroes de la División Azul.

Los dos mossos d’esquadra y el historiador que iban con Puigdemont cuando fue detenido en Alemania han alegado ante el juez que habían ido a recogerlo a Finlandia para acompañarle a Bélgica, donde el expresidente catalán iba a entregarse a la Fiscalía una vez conocida la orden de detención
internacional contra él.
El magistrado de la Audiencia Nacional Diego de Egea ha tomado declaración a los dos agentes y al historiador Josep Lluís Alay por un delito de encubrimiento.

También estaba citado este lunes el empresario gerundense Josep María Matamala, el cuarto acompañante de Puigdemont cuando fue arrestado, pero no ha acudido a la Audiencia Nacional porque no se le ha conseguido notificar la citación, ante lo que el juez ha pedido a la Policía que averigüe su paradero para volver a citarle.

Según fuentes jurídicas y fiscales, los agentes y Alay han explicado que acudieron a Finlandia a recogerlo y que lo llevaban a la Fiscalía belga al conocer la orden de detención europea dictada por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena.