Como ya adelantó el Muro del Pueblo Español, la opción “C” vuelve a ser la opción “A” con Puigdemont

Efectivamente hace días veíamos esta posibilidad, dado que habían fallado los dos intentos anteriores, el plan A de Puchy y el B de Jordi, el independentismo tenía que sacar adelante un plan C, y no descartábamos que hubiera presión por parte de los “legitimistas del Gobern” de manera que la tercera opción volviera a ser intentar investir a Puigdemont en un nuevo y rocambolesco ejercicio de tozudez. En esta nueva jugada de Ajedrez, el rey negro se enroca; esperemos que blancas muevan y ganen.

Para celebrar el día del padre, la Mesa del Parlamento Catalán ha admitido ayer lunes a trámite la propuesta de Juntos por Cataluña de reformar la Ley de Presidencia para permitir la investidura telemática, holográfica o por delegación, pero que el Puigdemonio reaparezca entre nubes de azufre, y truenos de tormenta de Armagedón . El Partido socialista y Ciudadanos, les han dicho que llamen a la cordura y reconsideren la situación, también van a pedir un dictamen al Consejo de Garantías Estatutarias; en definitiva movimientos sin sentido puesto que los “indepes” se han caracterizado por pasar por encima de legalidades, y hacer de su capa un sayo, en cualquier caso están muy acostumbrados a cambiar las normas del juego a mitad de la partida, y eso no puede traer buenas consecuencias; cómo mínimo generará una tremenda inseguridad jurídica.

La nueva reforma que propone Juntos por Cataluña, pretende que el Parlamento Catalán pueda autorizar por mayoría absoluta, la celebración de un pleno de investidura sin la presencia del candidato a la presidencia de la Generalidad y sin exigir que esté presente. Eso sería un nuevo “vuelta la burra al trigo”, de manera que aunque saliera investido, no contaría con el reconocimiento del Gobierno Central, el Tribunal Constitucional, y no se alzaría el art. 155, vamos en definitiva, que se vuelve a buscar autovictimización y titulares.