Comienza en Lérida la exposición de los políticos presos llamando fascista al alcalde

Efectivamente los independentistas, manejados por el colectivo de guarros cuperos, realizaron una fuerte pitada al alcalde de Lérida el socialista Ángel Ros, al que impidieron realizar el discurso inaugural y tuvo que salir escoltado de allí. Esperamos como mínimo la contundencia que tuvo la policía deteniendo a los patriotas de Blanquerna.

El Alcalde, al que todo el mundo conocía, tuvo que salir escoltado y a la carrera, porque peligraba su integridad física. Le fue absolutamente imposible poder hablar mínimamente, ya que le mandaron callar con insultos, llamándole fascista, mientras le lanzaban objetos, la disculpa eran lanzar gritos apoyando a los políticos presos a los que disfrazan de presos políticos, y aprovechaban también para hacerle responsable de lo que definían como el expolio del museo de Lérida, lugar donde se celebraba la exposición, el populacho hace responsable al socialista Ros de que algunas piezas que se exponían en el museo fueran devueltas por orden judicial al Monasterio de Sijena, igualmente recriminan el apoyo del Psoe al art. 155. A la cabeza de los alborotadores el rapero condenado recientemente a dos años; también Mireia Boya de la CUP ha apoyado este tipo de actos violentos.

Recordemos que esta mierda de exposición fue comprada por un tal Tatxo Benet, casi por 100.000 Euros, para ir exponiéndola en una romería independentista.

Nosotros desde el muro y por la mitad de precio le vendemos la nuestra, una exposición de auténticos presos políticos, estos sí. Presos políticos, y además asesinados todos ellos.