Colau dice que hace falta política y no venganza, nosotros la decimos que lo que hace falta es un poquito de vergüenza.

Que toda una Señora Alcaldesa de Barcelona se permita decir en los medios de comunicación semejante afirmación, ante la posible aplicación de medidas cautelares al Presidente Puigdemont y a otros consejeros,  supone una frivolidad por parte de la Alcaldesa, máxime si tenemos en cuenta, que ni aún han declarado, ni se han tomado tales medidas, lo que supone una clarísima injerencia al principio de Independencia Judicial, que debe verse libre de las presiones de los políticos.Efectivamente no podemos dejar de sorprendernos,  de que una de las ciudades más importante de España tenga a una descerebrada como Alcaldesa,  sin apenas estudios, sin estilo, sin moderación y sin vergüenza. La Alcaldesa realizaba  los ejercicios de equilibrio a los que nos tiene acostumbrados, con los que quiere captar votos de todas la tendencias del arco político, siendo un auténtico partido transversal, para hacerse con los votos de personas próximas a izquierda y derecha.  Lo que ya no es de recibo es querer captar los votos unionistas e independentistas a la vez, y que siga manifestando que está en contra de que Cataluña deje de pertenecer a España, y sin embargo haya sido cómplice de un delito de desobediencia por haber desoído a los jueces que dijeron claramente que el 1 de Octubre no se podía votar. Y es que no se pueden tocar a la vez todos los instrumentos.

Colau:  dijo el Señor… yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente, y cuando eres tibio te vomitaré de mi boca, no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Apocalipsis 3; 15-19

1 Comentario

  1. Hay muchas escaleras que fregar en Barcelona, y la verdad es que no se que hace esta inútil e inculta ocupando un puesto tan importante como la Alcaldía de Barcelona…
    ¡Es obvio que los barceloneses no son nada inteligentes a la hora de votar a sus representantes políticos!

Comentarios cerrados.