Ciudadanos: pocos principios y mucho oportunismo

Cs ha pasado en días de manifestar que la prisión permanente revisable era una demagogia punitiva de dudosa constitucionalidad a proponer el endurecimiento de la prisión permanente revisable. Lo mejor es que dice que es mentira que haya cambiado de opinión.

Para comprobar que ha habido una rectificación en toda regla de Cs basta con entrar en Internet y buscar las noticias sobre el asunto. Y lo malo no es el cambio de opinión. Lo malo es que Cs trata de vendernos que nunca ha cambiado de opinión sobre la prisión permanente revisable y lo malo, también, son las razones por las que ese cambio se ha producido.

¿Hubiera sido sana una rectificación de Cs pública y en toda regla con reconocimiento del error de su anterior postura? Sanísima. ¿Es sano lo que ha hecho Cs? No. Demuestra que miente sin despeinarse y demuestra que sus principios son caminar según sople el viento, es decir, que tiene más bien pocos principios.

Un partido político carente de ideas firmes y de principios estables de conducta ofrece el problema de que uno nunca sabe,  de verdad,  que es lo que está votando.  Seguimos con nuestro mantra: Cs siempre decepciona.