Cifuentes, ¿víctima del fuego amigo?

No creáis en amigo, ni confiéis en príncipe; de la que duerme a tu lado cuídate, no abras tu boca. Con este mensaje de tipo bíblico ya se dice bastante, otro menos religioso, pero no carente de experiencias políticas maquiavélicas y confabuladoras era Andreotti, el político italiano, y él decía en este oficio de político «hay amigos, hay enemigos, y hay compañeros de partido», estos últimos siempre serán los más peligrosos.

Rajoy atravesaba una dura tesitura, por una parte daba respaldo a sus barones,(baronesa en este caso) para que no se le subleven los periféricos, y por otro sabía, como sabíamos todos que Cifuentes se encontraba en una situación de enfermedad terminal, hace un par de días hablábamos en el Muro de la comparativa con Judas Iscariote, que sólo necesitó un beso, mientras que Rajoy ha dado dos.  Pero de repente… llega un vídeo salvador, y le soluciona la papeleta a Rajoy, no queda mal con su gente, pero ante la situación absolutamente insostenible no le queda más que hacer lo que ha hecho.

Pero ayer debatiendo con unos amigos sobre el tema llegábamos a analizar la situación desde otra óptica; independientemente de la estupidez que supone robar en el Eroski de Vallecas, frente por frente a la Asamblea de Madrid, (manda oeufs), ¿cómo es posible que unas imágenes grabadas con una cámara de seguridad en el 2011, se encuentren guardadas en un oportuno cajón y de repente aparezcan como fruto de una ardua tarea de investigación periodística?, como diría el populacho, «una poca mierda pa tí».

Favor con favor se paga, ya veremos el ascenso del medio de comunicación que lo publica, existe una responsabilidad «in vigilando» en cadena de un montón de gente, por un lado el que pasados 15 días, no borró las grabaciones, máxime cuando al parecer el tema no continuó como denuncia en el juzgado. Por cierto, la comisaría de policía porqué no abrió diligencias, y si las abrió…¿Dónde quedaron?. Hay alguien que ha hecho un duplicado de la grabación y la ha guardado para oportunamente soltarla ahora, y es que «información …es poder». El Medio que las publica podría estar incurriendo en una revelación de secretos, más allá de lo noticiable que sea un hecho delictivo ocurrido hace siete años. La empresa de seguridad, el responsable del Eroski.  Las cloacas del poder es lo que tienen… quizás Cifuentes aspiraba a suceder a Rajoy y eso podía empañar a otras figuras como Sáenz de Santamaría o Núñez Feijóo, que se encontraban talonando en línea de salida.

Y en medio de todo el líder hierático, (¿sigue vivo?) Mariano Rajoy diciendo: «He hecho lo que tenía que hacer».

Agazapados tras de nuestro «Muro» hace días que lo veíamos venir.