Centros “cerrados” de migrantes en suelo europeo

Las dos prima donnas de la política europea de la actualidad, los iluminados Pedro Sánchez y Emmanuel Macron, van a liderar conjuntamente la creación de lo que para ellos es la quintaesencia de la innovación en materia de inmigración: los Centros “cerrados” de migrantes en suelo europeo.

Las sopas de ajo ya las inventó mi abuela pero estos dos acaban de inventar los CEI, lugares en los que los inmigrantes son concentrados a la espera de aclarar su situación y procedencia. Centros de control convertidos por la imaginación de la izquierda europea en campos de exterminio. Con superpoblación o hacinamiento porque el efecto llamada hace que ingresen más de los que salen. Y en suelo europeo. Más concretamente, en suelo español.

Italia, ante la gallardía de un mermado, ha visto solucionado su problema con las ONGs colaboradoras en el negocio de la carne humana. A España se le viene una encima que dejará en pañales a las regulaciones del bonobús de Rajoy cuando ministro. Y todo lo que discurre la cabeza de nuestro presidente es reunirse con el marido de la milf francesa para cambiarle el nombre al infierno de sitio en el que trabajan miles de funcionarios.

El gobierno de Sánchez se va a hacer muy largo.