Cataluña para triunfar necesita que haya 10 muertos

Una vez más, la clara demostración de que aunque “por imperativo legal” todos estos golpistas prometen acatar la Constitución y hasta las más oscuras reglas del Monopoly si hace falta, en realidad, es sólo un estrategia, siguen adelante con sus planes secesionistas.
Elevando el tono del discurso hay un tal Antoni Abat Ninet, un perfecto imbécil, que parece estar dispuesto a llegar mucho más allá. Basándose en el victimismo al que nos tienen acostumbrados, pretenden ahora, no sé si desean, añoran, o sólo es un ejercicio de un tremenda irresponsabilidad, (máxime tratándose de un profesor de Derecho), poner sobre el tablero de juego, 10 muertos. Dice que con 100 muertos Europa se bajaría los pantalones, pero que con 10 muertos y paralizar la economía, sería suficiente.
Estas declaraciones, realizadas durante la concesión de una entrevista al diario independentista Vilaweb, deberían ser consideradas en su justa medida. Esto que podría parecer una “boutade”, en labios de algún mindundi, se convierte en algo más que palabras dicho por el tal Antoni, que es uno de los cerebros del Procés.

Sólo pensar ese escenario, plasmándolo como una jugada en el damero del independentismo es de una vileza sin precedentes, sólo propia de un malnacido, heredero de otro malnacido; ya que Antoni Abat es bisnieto de Jaume Ninet Vallhonrat, quien proclamó la “República catalana” en Sabadell tras las elecciones municipales de 1931.
Alguna cosa, si ha dejado clara este individuo, como que no fue el Gobierno de Rajoy quien amenazó con muertos en las calles, como decía Rovira, sino que son los líderes independentistas, quienes han manejado en más de una ocasión ese escenario, como culminación del victimismo para que la Unión Europea acabe aceptando sus pretensiones.
Este “ideólogo” propone que Puigdemont se mantenga con parte del Gobierno catalán en Bruselas (escenificando un Govern en el exili) y mientras el Parlament debe elegir un presidente de paja, que actuaría como primer ministro. Añade, y si estos representantes no tienen cojones, habrá que buscar a otros que sí los tengan, porque sólo hay dos posibilidades, o comprar Kalashnikov, algo que no está ocurriendo, o la desobediencia firme del Govern.
A hostias, si hace falta, porque en el momento estratégico oportuno, Puigdemont, debería regresar, aclamado por su pueblo, y darse un baño de masas como presidente de la república, y cruzar la frontera protegido por la gente. Este paso antes o después, hay que llegar a darlo. Si ya se han ido los del Piolín, ¿a qué esperamos?

Reprochan aCarles Puidemont que huyera a Bruselas, según él debería haberse quedado en el Palau, y que le buscasen, a hostias si hace, falta, si hubiera un millón de personas rodeando el parlament, a ver que hubieran hecho, pero han estado jugando de farol. Tambien critica a los que se han hecho caquita ante el juez acatando la Constitución. No se pueden dar vivas al 155 para que te suelten.

Ninet considera que los independentistas deben paralizar la economía para que alguien les haga caso y debe ser el propio gobierno de la Generalitat el que “lidere las huelgas y los impactos económicos (…) Es la única manera de que la gente reaccione.
Concluye diciendo en Cataluña hay un millón de personas que se consideran españoles, y que lo que quieren es más violencia contra los catalanes de la que se desató el 1º de Octubre, contra los abuelos que defendían las urnas. Lo que ocurrió, tienen que pagarlo todos. Los Españoles y Europa.
¿Es una amenaza, monín? , porque tú mucho pontificar, pero sigues de docente en Copenhage, ¡menudo payaso!.