Casado y Maroto: un dúo sospechoso

Pablo Casado está vendiendo la moto de los principios. ¿Nos lo creemos? Sólo de aquella manera. Es difícil hablar de principios con un tío pegado al lado como Javier Maroto.

Javier Maroto es de esos políticos que no dicen lo que piensan y se le nota. Dice aquello que cree que va a contentar a más gente de entre los oyentes. Es de esas personas a las que les gusta escucharse según habla. Con toda probabilidad su pensamiento no radica en unos principios propios sino en defender aquellas ideas que estima electoralmente convenientes en cada momento. Javier Maroto es de esos políticos sin pensamiento propio que, de cuando en vez, acierta por casualidad. Ahora ha debido acertar en pronosticar que Casado iba a ser el ganador, que Casado es lo que toca y ahí ha pegado su culo.

Maroto, uno de los figurones pintones de Casado, está casado. Está casado en un matrimonio gay. Entre los principios del PP estaba defender que el matrimonio es entre hombres y mujeres y que la unión de dos homosexuales será lo que sea pero no un matrimonio. Era aquello de la defensa de la familia. Habrá que preguntarle a Casado que pasa con ese principio.

1 Comentario

Comentarios cerrados.