Casado amaga con solicitar al Senado el 155 para Cataluña

Pablo Casado ha formulado en Córdoba y en tono de amenaza lo que ya tenía que haber hecho su partido hace semanas si hubiesen estado por intervenir en los problemas de España en lugar de jugar a reinos taifas por la presidencia de Génova 13. “El señor Torra tiene que saber que el PP va a estar frenando cualquier intento de sedición y de independencia y, es más, con nuestra mayoría en el Senado si el Gobierno de España sigue contemporizando y prestándose al chantaje de los secesionistas, solicitaremos la aplicación del 155, garantizándoles que cuando lleguen tendrá los votos de nuestro partido” -ha dicho Casado. Es lo menos que España puede exigir al principal partido de la oposición con mayoría en la Cámara Alta: que haga algo, lo que sea. Ya sabemos que el 155 es una tirita contra la metástasis de un cáncer, que era insuficiente cuando lo aplicó por primera vez Mariano Rajoy hace casi un año y que hoy es poco más que nada si, además, no se controla Interior y el Gobierno de la nación está en manos de otros. Pero si existe la más mínima posibilidad de pararle los pies a Sánchez, hay que hacerlo.

Casado, que desembarcó en Córdoba ya en modo precampaña electoral para presidir junto a Juanma Moreno la Junta Directiva del PP andaluz, recordó el paquete de reformas y medidas que llevaran a las Cortes la próxima semana para reformar el Código Penal y que devuelve al PP a las posiciones más duras frente al desafío independentista.

Esa batería de reformas ya anunciadas en el Comité Ejecutivo de Barcelona propone reintroducir los tipos penales de sedición impropia y el de convocatoria de referéndum ilegal, lo que haría “imposible que el Gobierno de España pueda pactar con el de la Generalidad una convocatoria de referéndum”. El PP exigirá además prohibir los indultos para políticos condenados por sedición y rebelión.