Cañamero, detrás de las falsas denuncias de jornaleras marroquíes

Los cerdos son seres incapaces de ver un charco de mierda y no remojar sus carnes en las heces. Al diputado podemita Diego Cañamero le pasa exactamente igual: ocasión que encuentra, ocasión que no pasa sin refocilarse en el lodo. Al salteador de supermercados y acojona-cajeras hay que añadirle ahora una nueva ocupación: fabricante de denuncias falsas y testaferro de mafiosos.

Un centenar de temporeras de origen marroquí ha presentado ante la Guardia Civil una denuncia en la que contradicen la versión de las compatriotas que denunciaron abusos laborales y sexuales en una finca de Almonte, Huelva. Afirman que las denuncias son “falsas” y que “han sido obligadas” a denunciar a “cambio de papeles”.
El origen de la denuncia hay que situarlo hacia finales de mayo, cuando un grupo de jornaleras de la fruta denunciaron presuntos abusos laborales y sexuales. Posteriormente, el 27 de mayo fue detenido y puesto después en libertad el encargado de la finca como presunto autor de dichos abusos y coacción de al menos cuatro trabajadoras a raíz de la investigación abierta por la Fiscalía de Huelva.
El pasado día 4 una decena de temporeras inmigrantes se sumaron a las denuncias y declararon ante la Guardia Civil haber sufrido abusos laborales y sexuales en la misma finca, donde estaban contratadas para la recolección de los frutos rojos.
A las puertas de la Inspección de Trabajo de Huelva, y junto al diputado nacional de Podemos Diego Cañamero, explicaron a la prensa que el jefe de la finca las trata “mal”, que en la casa que les ofrecieron “viven seis personas y faltan muchas cosas” y “tienen que pagar por tres horas al día de agua y luz que muchas veces no se respetan, hasta el punto de que a veces han llegado del trabajo y no se han podido duchar”.

Tras conocerse estos hechos, dos temporeras presentaron el pasado miércoles una nueva denuncia, a la que ha tenido acceso Efe, en representación de un grupo de 131 trabajadoras, adjuntado firmas y pasaportes de cada una de ellas, que contradice la versión de los abusos.
Así consta que, como temporeras de dicha finca, quieren denunciar “a las trabajadoras que, a su vez han denunciado a nuestros jefes, por ser totalmente falso que hayan maltratado, acosado o abusado sexualmente de ninguna de ellas”.
“Todo esto nos está suponiendo un problema con nuestros familiares, que pueden negarnos para los años próximos poder volver a trabajar en esta empresa o en ninguna otra”, afirman en su escrito.
También manifiestan que las temporeras que han denunciando a sus jefes “han sido obligadas a hacerlo a cambio de que les arreglen los papeles para quedarse en España de manera definitiva y no tener que volver a Marruecos”, así como “cobrar los tres meses del visado”.
Según recoge la denuncia, cuestionadas por el agente que la recepcionó sobre cómo saben de esta obligación, aseguran que “un hombre” les hizo a ellas el mismo ofrecimiento y que podrían reconocerlo “sin género de dudas”.
A preguntas del agente, manifestaron que “tienen miedo” porque ya han llegado a sus casas las informaciones sobre las denuncias a través de los medios de comunicación y “ahora temen que sus maridos no las dejen venir otra vez a España a trabajar”.
El grupo asegura que en la empresa “no hay ningún tipo de problema, que están muy bien y contentas con todo, con el módulo, el sueldo y el trabajo” y que “no existe abuso ninguno”.

1 Comentario

  1. Mientras siga siendo GRATIS TOTAL poner denuncias en falso, seguirán pasando estas cosas.
    Aquí no se persigue a quienes denuncias EN FALSO, y por eso hay tanta PROLIFERACIÓN DE ESTE TIPO DE DENUNCIAS, pues les sale muy barato hacer que detengan a otra persona, muchas veces en su casa, delante de su familia, o en su puesto de trabajo… Que duerma en la comisaría o cuartel de la guardia civil. Que pase dos o tres días detenido, en ocasiones, y muchas veces, incluso que acabe en prisión.
    Por supuesto que le conduzcan esposado, como si fuera un peligroso asesino o terrorista, etc.
    TENEMOS UN SISTEMA JUDICIAL QUE ES ABSOLUTAMENTE LAMENTABLE, pues ni persigue a los verdaderos delincuentes, ni tampoco A LOS DENUNCIANTES EN FALSO, conocedores y conscientes de la absoluta falsedad de sus denuncias…

Comentarios cerrados.