Brillantes palabras de Paco One sobre la inmigración. Como siempre. Una vez más. Y vuelta la burra al trigo.

Dice Paco One que “en muchos países de destino se ha difundido ampliamente una retórica que enfatiza los riesgos para la seguridad nacional o el coste de la acogida de los que llegan, despreciando así la dignidad humana que se les ha de reconocer a todos, en cuanto que son hijos e hijas de Dios.” Efectivamente, Paco One, retórica. Las cárceles están llenas de inmigrantes extranjeros por el delito de retórica y hay que gastarse un pastizal en ayudas sociales a los inmigrantes a ver si hay suerte y no delinquen por retórica.
Sigue Paco One diciendo que “los que fomentan el miedo hacia los migrantes, en ocasiones con fines políticos, en lugar de construir la paz, siembran violencia, discriminación racial y xenofobia, que son fuente de gran preocupación para todos aquellos que se toman en serio la protección de cada ser humano”. No Paco One. Lo que siembra violencia en las sociedades europeas es, precisamente, una inmigración masiva que, por masiva, no hay forma de integrar, ni de ocupar, ni de educar. Y que eso sea así es por culpa de las tonterías que, entre otros, sueltas tú que con tus palabras matas a muchos migrantes en el Mediterráneo, condenas a la pobreza en suelo europeo a la mayoría y dejas tirados a todos los seres humanos de los países subdesarrolados que no pueden emigrar.
Paco One, sin retórica, eso sí, sigue con esta lindeza: “Traen consigo la riqueza de su valentía, su capacidad, sus energías y sus aspiraciones, y, por supuesto, los tesoros de su propia cultura, enriqueciendo así las naciones que los acogen”. Lo que traen es el empobrecimiento para las sociedades que les acogen. Y, por cierto, ándate con ojo no sea que a base de los tesoros de su propia cultura, no acaben unos cuantos musulmanes sacándote a hostias de El Vaticano lo que no te estaría mal. En que hora te eligieron Papa…