Austria, contra el islamismo financiado desde Turquía

El Gobierno austríaco ha anunciado este viernes el cierre de siete mezquitas y la expulsión de decenas de imanes que reciben financiación exterior -supuestamente desde Turquía- por difundir ideas extremistas y adoctrinar a menores de edad.

“Las sociedades paralelas, el islam político y el extremismo no tienen cabida en Austria”, ha declarado en una rueda de prensa en Viena el canciller conservador Sebastian Kurz, mientras ha señalado que la medida “es solo el principio” de las acciones contra la ideología islamista.

El Gobierno ha tomado la decisión tras una investigación por la aparición de una imágenes en las que un grupo de niños recreaban con uniformes militares -posando incluso como cadáveres amortajados con banderas turcas-, la batalla de Galípoli, desarrollada en suelo turco durante la I Guerra Mundial. Por su parte, Turquía ha calificado la decisión de “islamofóbica” y “racista”. 

El vídeo ha desatado un gran debate público en el país sobre las ideas y los valores impartidos en algunas mezquitas de la asociación austro-turca ATIB, cuyos imanes son sufragados por Turquía.
ATIB, que cuenta con unos 100.000 miembros, pasa por una asociación muy próxima al islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) del presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

Además, las autoridades austríacas investigan a 40 imanes, que podrían ser expulsados del país por violar la ley que prohíbe recibir fondos desde el exterior.

En Austria viven alrededor de medio millón de musulmanes -en su mayoría de origen turco y bosnio-, lo que representa el 6% de la población de un país de mayoría católica.