Atentados de falsa bandera. Esta vez en Sarriá

Se conocen como operaciones de falsa bandera aquellas que son llevadas a cabo por gobiernos, estados u organizaciones, para que parezca que fueron realizados por otras entidades o individuos, y poder sacar a consecuencia de ello, algún rendimiento personal, social o económico, o para poder legitimar acciones de respuesta. Algunos casos conocidos considerados de falsa bandera o sospechosos de serlo, han sido el hundimiento del Maine, Pearl Harbor, e incluso hay quien sospecha que pudiera serlo el 11-S.

Esta vez ha sido en Sarriá, se trata de un incendio producido en un viejo ateneo, se trata del conocido como Ateneo Popular de Sarriá. Un viejo local en ruinas, que amenazaba poder caer sobre los usuarios, con un tejado medio derruído, local que era centro de reunión de okupas, guarros y perroflautas de toda índole y condición. Pues bien… el ateneo arde, los bomberos y la policía acuden, se sofoca el incendio con bastantes daños, y los peritos de incendios dicen que ha ardido por causas desconocidas, al menos de momento. Pero todo el colectivo de extrema Izquierda, y nacionalista catalán, rápidamente hablan de un ataque españolista, los fascistas que no quieren que se ejerza el «poder popular», y para garantizar la veracidad de sus palabras… dos oportunas pintadas, en una se lee ARRIBA ESPAÑA, y en otra figura una Esvástica, la Cruz Gamada con la que se identifican los nazis, neonazis, y a cualquiera que se le quiera culpabilizar de algo.

¿Qué consigue el colectivo independentista y de extrema izquierda con ello?

Obviamente varias cosas: En primer lugar, usar la herramienta que más están acostumbrados a utilizar, la victimización; ahora los pobres squatters sin lugar donde fumarse sus «petas» seguramente obtengan algún otro lugar donde acomodarse con mejores condiciones de temperatura, más confortable y con más medios. Estaremos atentos a la forma que encuentra el ayuntamiento para crearles un nuevo espacio «autogestinado». Por otra parte Arran y otros colectivos radicales, intentan dar la vuelta a la violencia para demostrar a la sociedad, que los violentos no son ellos, como está quedando claro en los últimos actos de presión protagonizados a propuesta de los Comités de defensa de la República. Por eso su mensaje es claro, al político a quien más atacan es a Inés Arrimadas, a quien consideran casi cómplice y encubridora de los ataques pirómanos de los nazis. Y además y curiosamente lo hacen ahora que los alemanes han adquirido un interés muy puntual sobre las cuestiones de Cataluña; es decir los españolistas son nazis que nos reprimen, incluso a base de fuego, emulando el incendio del Reichstag, (por cierto también sospechoso de falsa bandera). Con todo ello las cosas deberían volver a su sitio, Nazi=Español=malo, y como consecuencia de ello no extraditamos a Puigdemont. Mucho me temo que en el futuro veremos muchos más atentados de «falsa bandera». Y si no… estad atentos.

DZcD4O0XUAEwCwu.jpg

1 Comentario

Comentarios cerrados.