Apuesta: libertad en breve de los independentistas presos, condonación de una parte importante de la deuda a Cataluña, condena judicial e indulto final

Esta es nuestra apuesta-adivinación. En breve, el Supremo dejará en la calle a todos los independentistas que aún siguen en prisión. Para ello bastará un pequeño gesto en el que los presos digan que, a partir de ahora, van a ser buenos. Con menor o mayor intensidad, en muy poco tiempo, en meses en función de cuales sean los resultados electorales, las conductas de todos los que han protagonizado el proceso independentista volverán a ser delictivas y otra vez no ocurrirá nada contra ellos hasta que no actuar, por parte del Gobierno,  roce el ridículo.

Ya suena que, además, Cataluña en su conjunto, y los separtistas en particular, recibirán como premio la condonación de toda o de parte de su deuda pública. Una deuda que alcanza los 52.000 millones con el Estado español a los que añadir otros 20.000 millones con otras entidades financieras. ¿Como es posible que las CC.AA puedan endudarse en estos términos es algo que nos resulta incomprensible?

Luego vendrá un juicio contra algunos de los promotores del proceso separatista. Sería imposible juzgar a todos los culpables. Saldrán condenas duras. Da igual. Poco después, vendrá el indulto.  Hasta ese indulto, es posible que el separatismo catalán no la lie parda sino que se limite a la tortura china del gota a gota y con eso se conformarán Rajoy y los que vengan después de Rajoy. Ese gota a gota servirá al secesionismo para preparar el siguiente asalto con más apoyo popular y, posiblemente, para ir desmovilizando la respuesta del pueblo español,  que es lo que ha frenado la intentona independetista, con la plena complicidad de Rajoy con seguridad y, ya veremos, si de lo que venga en el futuro al Gobierno de España.