Antonio López, Marqués de Comillas es desterrado de Barcelona

Acusado de negrero, el Marqués de Comillas, ha sido bajado del pedestal en el que fue izado hace más de un siglo. Colau en un nuevo acto populachero, se ha cargado media historia de Barcelona; no saldremos nosotros en defensa de Antonio López del que no esta clara su historia, (hay incluso algún autor que dice que apenas hay datos que certifiquen que fuera un negrero, salvo el testimonio de un cuñado que mantenía pleitos con él)y daremos incluso por cierto que hizo su fortuna con el tráfico de seres humanos.
Pero lo que está claro es que van a tener que acabar cambiando calles, plazas y parques, sin ir más lejos, mosén Verdaguer era el confesor personal de Antonio Lopez, su consuegro Joan Güell i Ferrer que también cuenta con un monumento en plena Gran Vía, también hizo fortuna con la trata de esclavos. Pero no sólo él, Josep Xifré, primer presidente de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Barcelona (el embrión de La Caixa), también se lucró con el negocio de los esclavos. La familia Vidal-Quadras (los antepasados del eurodiputado del PP, Alejo Vidal-Quadras) participaron del mercado esclavista en el siglo XIX. Alicia y Esther Koplowitz, dos de las empresarias más conocidas de España, son hijas de Esther Romeu de Juseu y Armenteros, aristócrata cubana y como ellas marquesa de Casa Peñalver, de Campoflorido, del Real Socorro y de Bellavista, pomposos títulos unidos a las grandes plantaciones familiares en Cuba con cientos de esclavos. Pablo Epalza, futuro fundador del Banco de Bilbao (BBV) amasó también gran parte de su fortuna con la trata.
Y no nos olvidemos de los antepasados de Artur Mas, su tatarabuelo Joan Mas Roig, capitan del «Pepito» que llevó multitud de esclavos de África a Brasil, o su hermano Pere «El Pigat», desde los 18 años siendo negrero, llevando esclavos desde Angola, y habiendo hecho con la trata la base de su patrimonio familiar y empresarial.

Vamos que si con todos esos antecedentes en la alta Burguesía catalana, si con el cambio que recibió la ciudad con la pasta de la venta de los africanos, si con el dinero que entró en los astilleros para la construcción de los barcos negreros, ahora quitan a Antonio López, es de sospechar que lo hagan por ser cántabro y no por ser esclavista, porque si no tendrían que quedarse sin ciudad, quitarle el tapón y hundirla en el mar.

De momento Revilla ya ha reclamado la estatua de su paisano para llevársela a Cantabria, donde no andan con tantos miramientos al cabo de los años, cualquier día quitan a San Jordi, por santo y por una queja de los animalistas por matar dragones, esto es un esperpento.

Y además la retirada de la estatua con fuegos artificiales y payasos, cosa de perroflautas, a ver ahora que nombre le dan a la plaza, porque hay una solicitud de darle el nombre de Idrissa Diallo, el inmigrante fallecido en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca en el 2012. Menudo mérito, claro que si tenemos en cuenta que fue la asociación de manteros una de las que más protestó por la estatua a Antonio Lopez, cualquier cosa es de esperar.