Algún Eurodiputado protesta que el estado Español les pone dificultades para visitar a los consejeros encarcelados. Fácil… Que visiten a los que están sueltos

Algunos imbéciles Europeos, que de todo hay, con una clara intencionalidad de seguir avivando fuegos, denuncian que están teniendo muchas dificultades para conseguir autorización para visitar a los políticos catalanes encerrados en Estremera, Meco y Soto del Real. “No hemos encontrado ningún tipo de cooperación con el gobierno de Madrid”.

Lo dicho… se pasan de imbéciles, alegan el derecho que como Eurodiputados tienen a visitar cualquier centro penitenciario europeo.  A lo mejor es que como no han venido en otras ocasiones no les conocen. Quieren venir y hablar con los políticos elegidos soberanamente.  Vamos a ver majetes, lo único que es Soberano, son los cuatro copazos que os habéis tomado.  Estos políticos presos; que no al revés, han sido cesados soberanamente, por lo tanto ahora ahora no hay nadie a quien visitar.  Repetimos … no podéis venir a exigir en España, un estado soberano, como si fuese esto el rancho del cordobés, ahora a los únicos Soberanos que conocemos por aquí, uno se llama Felipe, y el otro su padre, que se apellida emérito.

Mira Eleonora Forenza, Marie-Pierre Vieu y compañía: decís que reclamáis la libertad de los presos políticos. Vosotros… no reclamáis una mierda, porque deberíais saber, señores Eurodiputados, que ni siquiera vosotros, y vuestras actas pueden estar por encima del imperio de la ley, así que dado que nuestro gobierno no te lo va a decir porque son así de mansos, te lo decimos nosotros,  existe, o debería existir una cosa que se llama separación de poderes, aquí, en Bruselas y en Camboya, (esto último no es Europa, ya lo sabemos), pero hasta allí debiera ser un principio básico, para que hablemos mínimamente de democracia. Así que ya sabéis lo que podéis ir haciendo con vuestro acta, y más concretamente en un sitio donde la espalda pierde su casto nombre.

Lo que nos faltaba, en este hemicirco, lo que sobran… son payasos.