Al independentismo le molesta VOX (y a Pedro Sánchez)

El partido de Santiago Abascal es el más odiado por el independentismo militante y radical y por el los dos últimos gobiernos españoles, el presidido por Mariano Rajoy y el presidido por Pedro Sánchez.

A los independentistas les ha complicado mucho la existencia con los procedimientos judiciales iniciados, seguidos y mantenidos por la formación verde. Si algún golpista ha pasado por la cárcel ha sido culpa de VOX y si siguen coleando problemas en tribunales es por la insistencia de los servicios jurídicos del partido en alargar hasta el infinito las causas pendientes por ultrajar a España. Como perros de presa, una vez que han mordido no tienen intención de soltar.

El odio por parte del Gobierno Rajoy se lo ganaron por lo mismo. Afearon la conducta del Ejecutivo, que intentaba a toda costa apuntarse los tantos de la presión judicial iniciada por los de Abascal. No podían caer simpáticos a los que no hacían nada por mantener la unidad de España. A los nuevos del partido, a los que aún no tienen jefe, les pone el listón muy alto. ¿Cómo comparar a Soraya (jefa del CNI, oficina en Cataluña y Puigdemont cruza la Junquera en un coche por delante de sus narices) o a Casado (postgrado y máster) con Abascal y sus muchachos?

Finalmente, tampoco al Gobierno de Sánchez puede caerle bien. Emperrado en zanjar el tema y mirar para otro lado como si aquí no hubiese pasado nada, las acciones de VOX vienen a demostrar lo contrario de lo que pretende el nuevo inquilino de la Moncloa. A los verdes ya les están llegando mensajes conminándoles a deponer su actitud hostil hacia el nacionalismo del entorno del Gobierno. Amenazas en el más puro estilo mafioso.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario