Absuelto el central del Barça, Olegario Presas y otros diez encausados de extrema izquierda, por los sucesos del Bar Bemba, en Sabadell

Los hechos se produjeron hace catorce años, y el juicio se celebraba en el Juzgado de lo Penal nº 2 de Sabadell, al parecer era la fiesta de clausura de un garito frecuentado por la extrema izquierda independentista, el bar Bemba; de corte radical y muy crítico con las posiciones del alcalde socialista,(Oleguer Presas, ha manifestado reiteradas veces su simpatía por la CUP, presentándose incluso a las elecciones por la Crida). Debido a las numerosas denuncias de los vecinos, se presentó allí un grupo de intervención policial, los jóvenes no conformes con las intenciones de la policía se enfrentaron a ellos, produciéndose un total de 11 detenciones, entre otras la del central barcelonista. Ocho de los detenidos estaban acusados de atentado y tres de lesiones.
Desde esta redacción desconocemos los intríngulis de los hechos acaecidos, y por lo tanto no podemos manifestar nuestra opinión sobre si la actuación policial fue abusiva, o si la presencia de Manuel Bustos (ex-alcalde socialista), en el lugar de los hechos fue el desencadenante de la rebelión juvenil. Pero lo que si nos parece llamativo es lo que puede llegar a decir un magistrado de manera rimbombante cuando quiere argumentar para tomar una decisión que parece carecer de mucho sentido y necesita justificarla.
Así, remarca el juez, que es muy probable que la persistencia incriminatoria de los agentes policiales «pueda estar en este caso inconscientemente alterada en razón de las distorsiones que el simple transcurso de un lapso temporal tan considerable puede provocar en la memoria de cualquier persona».
Vamos que ha pasado mucho tiempo y los maderos no se acuerdan, (que dirían los denunciados). Parece parte de la película “Una noche en la ópera” (¿recuerdan aquello de…?). La parte contratante de la primera parte, será considerada como la parte contratante de la primera parte
El Magistrado considera que esta intervención fue «desproporcionada» y se efectuaron detenciones «sin atender a criterios rigurosos de responsabilidad». Y seguro que tiene razón el juez, no diremos nosotros lo contrario, pero ¿donde queda la presunción de veracidad de las fuerzas del orden?, vamos que no estamos muy acostumbrados a oir a los jueces decir eso.
A ver si lo hemos entendido… La máquina de la justicia tarda 14 años en llegar a la estación término…y entonces la culpa del retraso la tiene el revisor.) l
Lo que sí tenemos claro a la vista de los circunloquios jurídicos, es que…
…Excusatio non petita … absolutio manifiesta (si se nos permite)

El central del Barça fue ese fenómeno ordinario de nombre Olegario, que catalanizado se llamaba Oleguer, y que decía cuando se le ofreció un pueuesto de defensa en la selección española: El hecho es… que la selección española no deja de representar a un Estado en el que no me siento representado y que, además, representa la opresión a los pueblos y muchas otras cosas que no comparto, por tanto no me interesa, no me importaría jugar sin embargo en la selección catalana».

1 Comentario

Comentarios cerrados.