A pesar del acuerdo realizado por Rovira en Bruselas, no les va a resultar tan fácil

La prisión de algunos la huida a Bruselas de otros y la amenaza del Tribunal Supremo sobre un número muy importante de dirigentes independentistas está rodeando de una complejidad extrema el pacto para el arranque de la legislatura.

Y es que por mucho que hayan realizado un acuerdo muy básico sobre cuatro puntos en concreto,sólo les facilitaría los primeros pasos de este «enjuague», pero no olvidemos que tras este nuevo pacto de pícaros, finalmente siempre llega «el tío Paco con las rebajas», por eso aparte de pergeñar voluntades, poco más pueden hacer de cara a intentar impulsar la sesión de constitución del Parlamento catalán con una mesa independentista previa a la investidura, luego… el lío está servido.

Lo que han descartado es que desde JuntsxCat se vaya a bloquear la constitución del pleno con la incomparecencia de los diputados en el hemiciclo y por tanto, pretenden impulsar la puesta en marcha de la legislatura con normalidad.
Pero lo que aún on han indicado que va a pasar ante los siguientes «ataques» en la búsqueda de la legalidad vigente por parte del gobierno central:

* Tienen que tensar nuevamente y hasta casi romper, el reglamente del Parlament.
Y por mucho que las resoluciones de los letrados de la Cámara no sean vinculantes, tampoco pueden ir contra ellas, porque al final, pasa lo que tiene que pasar. (Además, deberían ahorrarse esos sueldos, total… no les hacen ni caso). Y eso de tomar posesión por Whatsapp o haciendo señales de humo, no les convence mucho, entre otras cosas, porque se limitaría a la oposición el debate directo con el candidato de la investidura.

* También la oposición han dicho que «verdes las han segao» y que si hacen eso el recurso inmediato, esta servido. Que ya van preparando el recurso, pero que igual que al President. de «plasma» no se le puede detener, del mismo modo no hay que hacerle ningún caso.

* Pero es que además esa investidura de Puigdemont debería ser rubricada por el Rey Felipe VI que, según la Constitución es quien tiene que nombrar al presidente escogido por el Parlament, y tampoco tienen claro que Felipe, por muy rey que sea, ande lanzando sus «bendiciones» al éter.

* Carme Forcadell, todavía no ha dicho definitivamente que se vaya, pero entendiendo que su libertad depende de lo que haga y como lo haga, retorcer el reglamente, … mmmmmm… no lo veo, ya que eso es precisamente lo que la llevó al Supremo.

Se habla de Ernest Maragall para esa función de Presidente de Mesa, pero de momento ya ha dejado claro que su voluntad como presidente de la Mesa de edad es aplicar aquello que fije el reglamento.

Están también muy atentos por ver si el Juez del Supremo, pudiese tras la comparecencia de hoy, dejar fuera a los Jordis y a Sánchez y Forn, porque cualquiera de sus chicos en la calle… suma, si no, lo mismo se tienen que plantear que alguno de ellos dimita, y que corra el escalafón. y todo eso a pesar de los Podemitas que ya les han hecho la función miserable y traidora de poner la zancadilla al bloque C´s, PSC y PP, para que no puedan sumar mayorías suficientes, y así quede el camino expedito a los del sarao indepe.

Después de eso todavía dependerán de mayor número de variables, puesto que tendrán que analizar si a Puigdemont se le han acabado «los moscosos» o el osito está dentro o fuera de Yelowstone.

Mucha tela que cortar todavía.