6 de Diciembre ¡Feliz día de la prostitución!

Así rezaban algunas pintadas hace años, en muros y fachadas al llegar estas fechas, los no iniciados pensarían que igual que había un día para los sodomitas, que lo celebraban por todo lo alto, o por todo lo bajo, (que allá cada cual), debía haber un día en el que meretrices, rameras, casquivanas, hetairas, barraganas y toda suerte de zorrones celebrasen su fiesta, que también tienen derecho.

Pero no, a poco que uno rascase, se daba cuenta que el reclamo del spray pinturero que se dejaba ver por las paredes, no era referido al más antiguo oficio del mundo, sino al librito que constituía la ley suprema de todos los Españoles; no tanto por el librito en sí, sino por el enjuague que para muchos suponía, ya que consideraban, que algunos ilustres juristas y otros que no lo eran tanto, queriendo quedar bien con todo el mundo , habían hecho que tal amalgama pareciese, no un patio de monipodio, si no … incluso, una casa de lenocinio. Quizás porque para alguno de nuestros sesudos políticos, el apelativo de hideputas, pudiera ser casi un halago, por no haber conocido no sólo padre, si no que hasta seguramente algunos fueran repudiados por sus señoras madres.

Evidentemente desde esta redacción no somos de esa opinión, y no pensamos que Constitución sea igual a Prostitución; aunque no fuere más que por imperativo legal tampoco lo pensaríamos, que todos nosotros sí tenemos familia, y nos gustaría pasar las navidades con ellas. Pero a la hora de escribir sobre la efeméride de hoy, por esos extraños retruécanos por el que se mueven nuestras dendritas, y discurren nuestras neuronas, se nos ha venido a la cabeza ese antiguo recuerdo.

Hoy es día de la Constitución, y para bien o mal, quizás para más mal que bien, ya sea por necesidad o por obligación, es en este momento la más alta ley, de obligado cumplimiento en España, como antes lo fueran las Leyes Fundamentales del Movimiento. Unas y otra deberían estar al servicio de la Nación y no ser un fin en sí mismas; porque evidentemente el Derecho Positivo, debe ser cumplido y si no sirve, entonces debe ser cambiado.

¿Qué es lo que ocurre?   – Que tenemos una ley que nadie respeta, desde la última de las circulares y normativas de rango menor, hasta la Constitución. Cuando hablamos de cambiar la Constitución, siempre los  políticos hablan de cambiarla a medida de su conveniencia, que difícilmente coincide con la nuestra, intentaran contentar a los más protestones, dotándola de una mayor laxitud, permitiendo que aquellos valores con los que se intentaba cohesionar una nación, (con perversos resultados por lo que podemos observar), cada vez quedan más apartados y se intenta pasar por encima de ellos. Esto camina hacia un federalismo, lo cual desde luego no es lo mejor, aunque seguramente sería más coherente que “nación de naciones”; pero es que además, tampoco avanza hacia un federalismo simétrico, sino asimétrico, no vaya a ser que los llorones de siempre puedan perder sus tratos de privilegio, su cuota vasca, sus estatutos preferenciales…etc. Los vascos y catalanes niegan el privilegio, desconociendo quizás el sentido más estricto y primigenio del término;  porque privilegio viene de Privi-legum o lo que es lo mismo ley privada, o particular, y esas son las leyes en las que se basan los separatistas para aplicarse la ley del embudo, en leyes privadas, eso sí acordes con la Constitución.

¿Quieren cambiar la Constitución?, pues cambiémosla, pero no sólo en la dirección que a ellos los interese, cambiémosla en todos los sentidos, votemos una nueva Constitución, donde desaparezcan los reinos de Taifas, votemos una nueva Constitución, donde sea igual un nacional de Cataluña, que uno de Andalucía o de Extremadura, donde sea igual un vascuence que un canario. Votemos, a ver que pasa, votemos, sin vergüenza, que no pasa nada, por desandar caminos, pero los cambios pueden ser bidireccionales; no nos olvidemos, y a lo mejor el pueblo está hasta los cojones de tantos chupones que se enganchan a una teta que ya no da más leche, de unos políticos que mantienen a los grandes oligopolios empresariales, para buscarse un puesto cuando abandonen la política, de unos sueldos y unas jubilaciones para nuestros representantes que exceden de lo razonable y que desde luego no están a la altura de los problemas que padecen los representados. Ya está bien de que nos hurten el derecho y el honor de defender a nuestra Patria, poniendo por encima de ella, conceptos que en sus bocas suenan huecos como Constitución o Democracia. ¡Tratad a España y a sus leyes con respeto! Que incluso los que hacían esas pintadas del día de la prostitución, pensando en cómo prostituís las leyes, incluso las de rango superior…incluso ellos se dirigirían a la Consti, llamándola señora puta, sin perderle el respeto.

Feliz día de la Constitución, raíz de muchos de nuestros males, y a la que sin embargo, no nos queda más remedio que acogernos, en busca de un mínimo de seguridad jurídica.

Si se mantiene … ¡Cúmplase!

Si se cambia… si se cambia… Se os deberían acabar las canonjías y mamandurrias.

1 Comentario

  1. Cambiemos la Constitución, claro que sí :

    – Acabemos con los aforamientos.
    – Acabemos con las autonomías.
    – Acabemos con el Senado.
    – Acabemos con los privilegios fiscales de vascos, navarros y canarios.
    – Acabemos con la financiación, por parte del Estado, de los sindicatos.

    ¿Cuántos españoles votarían SÍ a esta reforma contitucional?

    ¿Nos van a dejar siquiera votar estas reformas?

    Luego me meto con las Leyes Orgánicas.

Comentarios cerrados.