42 años de odio o de añoranza, para mí, es historia

Manuel Fraga describió la soledad del dictador Franco en el Palacio del Pardo, lugar donde era visitado, tras sus éxitos, por innumerables deportistas como Paco Fernández Ochoa, toreros como Miguel Báez “Litri”. También hubo quien le ayudó a ser más alto, como el zapatero Peñalba. Era una época, como la de ahora, donde había muchos españoles que no entendían nada de lo que sucedía, y así nos lo cuenta el herrero gitano.